Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Ciencia

¿Cómo mantienen los peces el equilibrio mientras nadan?

En el oído medio de los peces hay unas estructuras en forma de saco y de color del alabastro que les permiten mantener el equilibrio y que les proporcionan una información precisa de la velocidad, profundidad y dirección a la que están nadando.

Los científicos las han bautizado con el nombre de otolitos, un término procedente del griego otos, oreja, y lithos, piedra, por lo que se podría traducir como ‘la piedra del oído’.

Los otolitos son unos cuerpos calcáreos que se encargan de activar las células sensoriales del vestíbulo (oído interno), permitiendo que la información pueda llegar al cerebro del animal.

Químicamente estas formaciones están compuestas por carbonato cálcico, una sustancia que aparece durante el periodo embrionario y que aumenta en cuanto a cantidad se refiere a medida que el pez envejece.

Este hecho es fundamental para los biólogos ya que les permite trazar parte de su biografía, además de aportarles una valiosa información relacionada con el hábitat, la contaminación del medio en el que viven y algunos datos relacionados con patrones migratorios.

Un remedio mágico-religioso frente a la cefalea
La forma, el tamaño y la estructura de los otolitos son característicos de cada especie, y se ha observado que en aquellas que son de crecimiento lento –como la corvina– los tienen de gran tamaño, mientras que los peces de crecimiento rápido –pejerrey– tienen otolitos más pequeños. En total tienen seis otolitos, tres a cada lado, los cuales reciben los nombres de sagitta, lapillus y asteriscus.

En la Necrópolis de las Cumbres (Cádiz) se encontró un ajuar en el que el difunto había sido enterrado con otolitos de corvina (Argyrosomos regius). Y es que durante mucho tiempo los otolitos de este pez fueron considerados potentes amuletos y solían ser llevados en los bolsillos o en bolsas de tela. Los propietarios los utilizaban con fines preventivos, para evitar la aparición de ciertas enfermedades, o bien con una finalidad curativa, generalmente para sanar el mal de ojo o la cefalea.

De esta forma, los depósitos calcáreos de la corvina son consideradas una de las más antiguas muestras de representación mágico-religiosa de nuestro país, en especial en la bahía de Cádiz.

También en los huevos de tortuga
El mineral que compone los otolitos es el aragonito un material inorgánico que, a pesar de su nombre, no es especialmente abundante en Aragón, sino en las provincias de Burgos, Guadalajara, Cuenca y Soria. De hecho su denominación la toma de la localidad de Molina de Aragón, en la provincia de Guadalajara.

Este mineral también forma parte de la composición de la cáscara de los huevos de las tortugas, aproximadamente el 95% está compuesta por aragonito y el resto por calcita con una capa de agregados aciculares. A pesar de que estos dos minerales tienen la misma composición química –carbonato cálcico– la ordenación de las moléculas dentro de las redes cristalinas es diferente (trigonal en calcita y ortorrómbica en aragonito).

También podemos encontrar aragonito en la concha de los moluscos, en donde además de ser un elemento protector con el que defenderse de las agresiones externas actúa como soporte anatómico. La concha de estos animales está formada por tres capas, la más interna o nácar que tiene cristales de aragonito; la intermedia o mesostraco con cristales de aragonito o calcita y, por último, la externa o periostraco, formada por conquiolina.

Para finalizar una curiosidad. La leyenda artúrica cuenta que el mago Merlín regaló al rey Arturo una minúscula piedra con propiedades mágicas, al tiempo que le explicaba que si durante su reinado cambiaba de color significaría que no era ni justo ni imparcial con sus súbditos. Al parecer el guijarro nunca mudó de color, lo cual dice mucho a favor del monarca. Pues bien, todo parece indicar que aquella ‘almendra calcárea’ era en realidad un otolito de corvina.

Pedro Gargantilla es médico internista del Hospital de El Escorial (Madrid) y autor de varios libros de divulgación.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Tecnología

El ‘Infojobs del Gobierno’ ya es oficial. El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el anteproyecto de ley que regulará este nuevo servicio...

Tecnología

Lo de mirar a los ojos a quien te habla va mucho más allá de las normas de educación elementales. Estudios hay —como los...

Opinión

Las declaraciones de Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno, sobre la pandemia deberían provocar la dimisión en bloque del equipo de Pedro Sánchez, con...

Cataluña

La web impulsada Plataforma por la Lengua, la ONG del catalán acusada de espiar a los alumnos en el patio, y la Federación Nacional...

Cataluña

El consejero catalán de Salud, Josep Maria Argimon, ha informado hoy de la detección en Cataluña de dos casos de la variante omicron del...

Internacional

La policía de Chipre ha detenido a un hombre con un cuchillo que intentaba acceder a un estadio al aire libre donde el Papa...

Cataluña

Un yihadista «fuertemente radicalizado» que adoctrinaba a nuevos adeptos. La Policía Nacional lo detuvo en Tarragona este miércoles, donde trabajaba como agricultor, tras detectar...

Cataluña

El Síndic de Greuges insta al Departamento de Educación de la Generalitat a mejorar sus protocolos contra el acoso escolar tras el suicidio de...

Advertisement