Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Gastronomia

¿Cómo se hacía el gazpacho de nuestros ancestros?

El término gazpacho ha acompañado la gastronomía española, al menos desde el Siglo de Oro –donde se remontan las primeras referencias en libros–, englobando dispares recetas que comparten conceptualmente el introducir en un líquido diversos alimentos majados o triturados. Al menos, porque en lo etimológico la Real Academia Española fija su origen mucho antes, en el árabe ‘gazpáčo’ –y este del griego ‘gazophylákion’, traducido como cepillo de la iglesia en alusión a la diversidad de su contenido (ya que en él se depositaban como limosna monedas, mendrugos y otros objetos, explican)–. El 21 de julio se celebra el Día Internacional del Gazpacho.

En concreto es el día del gazpacho andaluz, que nada tiene que ver con el manchego, los célebres galianos, y poco con otros como el extremeño. Con la receta más o menos clara –con debates estériles sobre la necesidad de poner pan o no en ella, por ejemplo– el resultado es tan heterogéneo como, generalmente, reconocible. Pero, ¿reconoceríamos un gazpacho andaluz tal y como lo hacían nuestros ancestros?

El dornillo, la túrmix de la antigüedad

Hasta que las batidoras eléctricas hicieron su aparición en el mercado español el gazpacho requería tanto tiempo como paciencia. La historia del electrodoméstico sitúa a la ‘Minipimer MR1’ como la primera en llegar a los hogares en 1959. Hasta entonces, y durante mucho tiempo después, el dornillo fue el gran aliado de los andaluces para hacer gazpacho. Este gran cuenco de madera, una suerte de mortero gigante hecho de un pieza de encina, permanece en el recuerdo de los más mayores. Gracias a una mano, también de madera y en proporción al recipiente, los ingredientes se iban triturando en orden –sal, ajo, pimiento, miga de pan, tomate y aceite de oliva– hasta obtener un pasta tan fina y ligada como fuera posible.

Tras ello, esa masa cremosa emulsionada gracias al pan y al aceite de oliva, se desleía en agua fría –aunque también existen recetas antiguas en las que se elaboraba como plato caliente– y se aliñaba al gusto con el vinagre. Así era el gazpacho andaluz de nuestros más recientes ancestros. En ese ‘gazpacho majado’ había un mayor protagonismo de pan que del tomate.

«Una suerte de refrigerante»
Una forma de elaborarlo que quedó recogida en la literatura gastronómica de Ángel Muro, por ejemplo, a finales del siglo XIX. El autor de joyas bibliográficas como ‘Conferencias culinarias’, el ‘Diccionario de Cocina’ o el célebre ‘Practicón’ englobó el gazpacho en la categoría de ‘sopa fría española’. Ya entonces –el ‘Practicón’ se escribió en 1893– el gastrónomo hablaba de él como un «manjar muy usado en Andalucía, aceptado en toda España y muy discutida su confección» y como «una suerte de refrigerante, tanto en las clases elevadas como en las trabajadoras –solo para aquellas que tenían acceso al hielo que llegaba entonces de las fábricas–».

La recetas que legó al lector –recogida de una ‘amiga en Andújar’ (Jaen) y de un juez granaíno, el «simpático Manzano»– describe un orden similar de los ingredientes y la importancia de lograr una emulsión con ellos a fuerza de majar durante mucho tiempo el contenido del mortero. Incide en la manera de incorporarle el aceite: «en la forma en la que se hace con la mayonesa, para que se trabe bien». En aquella época –hoy ya apenas se sirve con guarnición– era frecuente acompañarlo con pan y picadillo de pimiento, tomate, cebolla y pepino.

Advertisement. Scroll to continue reading.

El gazpacho de Emilia Pardo Bazán
La condesa de Pardo Bazán también dejó sus notas respecto al gazpacho en su libro ‘La cocina española antigua’ (1913). Una de las «varias recetas que por todas partes se encuentran y riñen unas con las otras». «Hay tantos gazpachos como morteros», añadía, al tiempo que destacó que «casi todos son buenos y refrescantes». Un plato «nacional» que en otro tiempo «se consideraba tan popular, que en una mesa algo refinada no cabía presentarlo». A principios del siglo XIX, la Pardo Bazán, dejaba escrito que se había «puesto de moda»: «Helado, se sirve como sopa de verano en la mesa del Rey y en las casas más aristocráticas».

Respecto a la forma de elaborarlo, era prácticamente similar a la recogida dos décadas antes por Ángel Muro, salvo por algunos detalles que muestran algo más de refinamiento: quitarle la simiente a los tomates, por ejemplo, o solo frotar con el ajo el mortero en lugar de majarlo con la mezcla.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Internacional

Exmilitares han irrumpido este martes en el Congreso de Guatemala en medio de las manifestaciones que llevan a cabo para exigir una indemnización económica...

Opinión

El rodillo que la izquierda impuso ayer en la Mesa del Congreso, para impedir que se cumpla la sentencia que inhabilita al diputado de...

Opinión

La decisión del Tribunal Supremo de no entrar a valorar los recursos planteados en su día por el PP y Vox contra la designación...

Internacional

La premio Nobel de la Paz paquistaní Malala Yousafzai abogó ayer en los micrófonos de la BBC por el inmediato regreso a las aulas...

Internacional

El Primer Ministro Kiriakos Mitsotakis recibió ayer en Atenas al presidente de Chipre Nikos Anastasiadis y al de Egipto Abdel Fattah Al Sisi, en...

Internacional

Guatemala ha recibido la histórica cifra de 67.239 migrantes de diferentes nacionalidades deportados desde México a partir de enero. Así Guatemala se enfrenta a...

Internacional

Con un estado de excepción en vigor como telón de fondo, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, hizo su primera...

Internacional

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, no vino ayer a la Eurocámara para suavizar las tensiones con el resto de la Unión Europea, sino...

Gastronomia

Pedro Larumbe, el cocinero que hizo brillar la huerta navarra en Madrid desde los años 80, ha colgado recientemente la chaquetilla de chef para...

Deportes

Benzema vive de dulce. El delantero, casi sin lugar a dudas, atraviesa su mejor momento como profesional, tanto con el Real Madrid como la...

Advertisement