Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Gastronomia

Alma Obregón: «El término influencer me resulta un poco ajeno, pero en cierta manera sí lo soy»

Descubrió su pasión por casualidad, fruto del aburrimiento y la desazón que le estaba provocando el trabajo en su tesis doctoral en Comunicación Audiovisual en Alemania, donde estudiaba. Y una vez que lo hizo, ya no hubo vuelta atrás, ni la desea. Alma Obregón (@alma_obregon) es una de las influenceres gastronómicas más conocidas de España, aunque no le guste demasiado el término. Y es que ella no se quedó en el mundo digital y en el súbito éxito de una aficionada que quería compartir sus descubrimientos y aprendizajes: tras hacerse famosa con sus ‘cupcakes’, esta bilbaína de 37 años y madre de tres hijos se dedicó a formarse (Wilton, PME y Cordon Bleu), escribió varios libros y abrió tienda, escuela y cafetería.

¿Cómo fueron esos comienzos, hace ya una década?

Se puede decir que he salido directamente de las redes. Empecé en esto como afición, cuando estaba estudiando fuera y me puse a cocinar y me abrí un blog para contarlo, que es lo que se llevaba en aquel momento. Se convirtió en el centro de mi día, en lo que más me importaba, estaba todo el rato creando recetas y haciendo fotos. Tenía la tesis casi terminada, pero la dejé, dejé todo porque necesitaba un cambio y lo encontré en la repostería, encontré mi vocación casi de casualidad, di con lo que realmente me apasionaba. Soy muy afortunada de haberlo hecho. Comencé entonces a formarme, luego abrí mi Facebook y más tarde llegó Instagram. Ahora estoy probando con Tik Tok.

Eres una influencer gastronómica. ¿Cómo te llevas con eso?

Esa palabra me echa un poco para atrás, tal vez porque apareció para definir a un grupo de gente indefinido que era más de estilo de vida y de dar recomendaciones. Yo empecé en redes sociales por la gastronomía. Lo que hacía en el blog es lo que hago ahora en ellas, subir recetas y contar un poco la vida que las rodea, mi vida. Así que el término influencer me resulta un poco ajeno, pero en cierta manera sí lo soy, porque ahora hago campañas con marcas o publicidad que son de estilo de vida y no solo de repostería.

Aunque aquí tenemos las magdalenas, menos variadas y ostentosas, te hiciste famosa con las ‘cupcakes’, un concepto anglosajón. ¿Cómo se te ocurrió lanzarte a prepararlas?

Mi amor por los ‘cupcakes’ viene de que en aquel momento iba mucho a Inglaterra, donde me enamoré de ellos. Fue curioso porque se fueron poniendo de moda en España pero aquí no había nada, y sí estaba mi blog, ‘Objetivo: cupcake perfecto’.

¿En la repostería hay lugar para todos?

Comencé con la americana porque me gustaban los ‘cupcakes’, pero hay hueco para todos: francesa, tradicional, para niños, para intolerancias, para iniciados. Yo doy cursos para todos. Mis recetas son lo más sencillas posible porque a mí me gusta hacer repostería asequible y que salga bien (sí, las mías salen), que sirva para mucha gente, que no asuste, que se animen. Luego ya cada uno sigue el camino que quiere.

¿Una receta dulce infalible para aficionados?

Siempre digo que quienes tienen miedo a meterse en esto empiecen por el típico bizcocho fácil de madres y abuelas, con eso pruebas el horno, los tiempos de cocción, y luego te puedes lanzar con cualquier cosa. En mi caso, cuando tengo invitados, hago tarta de queso, porque es muy raro que no guste y además se puede hacer con antelación, incluso el día anterior y está más buena.

¿Y tu postre favorito?

Mi nuevo libro, ‘Repostería tradicional’, me ha hecho mucha ilusión porque he podido meter todas esas recetas de mi infancia que tengo asociadas a tantos buenos recuerdos. Así que me quedo con los canutillos de hojaldre o los pasteles de crema, con las que crecí porque en todas mis celebraciones familiares y cumpleaños los hacían primero mi abuela y luego mi madre.

Estamos viviendo el auge de la comida sana y una guerra total contra el azúcar. ¿Cómo lo llevas tú como repostera?

Son tendencias. Para mí lo importante es no caer en extremismos. Hay que controlar el azúcar en el día a día, pero no por ello odiar la repostería. Se la puede dejar para momentos especiales y además hay que controlar la ingesta de dulce en todo, porque un zumo tiene mucho azúcar. Lo cierto es que ahora somos consumidores más conscientes. La repostería ayuda a evitar lo industrial y hace que la gente se meta más en la cocina y coma mejor. Muchas personas se ponen manos a la obra con el ánimo de evitar los procesados y van cambiando su estilo de alimentación.

Alma Obregón.¿Y con el mundo gastronómico cómo te llevas?

Cuando empecé tenía muy claro que quería formarme, por eso obtuve el título de Cordon Bleu de Pastelería. Yo quería saber y hablar con propiedad, aunque lo hiciera en un blog. Lo bueno de este mundo es que si haces por unir, se puede. La repostería tradicional y más moderna pueden convivir y ambas hacen mucho a favor del sector.

No solo trabajas ya en el mundo digital, además de tus libros tienes una empresa.

Surgió porque me pedían cursos de ‘cupcakes’ y aquí no había sitios que los dieran. Me lancé en cuanto me sentí capaz y con los conocimientos necesarios. La tienda surgió luego, para atender las necesidades de los alumnos. Por último la ‘bakery’ fue una aventura maravillosa que la pandemia ha puesto en pausa.

Tienes tres niños, ¿cómo haces con todo?

Voy como loca todo el día. Con los niños en la mochila o alrededor. Hago mucho equipo con mi marido, los dos somos autónomos y nos organizamos bien juntos.

¿Cómo evitas que tus hijos coman los bollos que ven en la tele o a sus compañeros?

Tengo suerte porque ellos han salido a mi marido y son más de fruta, en casa la golosa soy yo. Pero solo tomamos todos repostería casera y de forma ocasional. De ahí surgió la idea del libro ‘Repostería saludable’, de poder hacer recetas más equilibradas.

Además de repostera, eres deportista, de hecho has escrito también un libro sobre ‘running’. ¿Qué es lo siguiente para tí en ambas actividades?

He vuelto a los entrenamientos en cuanto he podido después de tener a mi tercer hijo, y ya tengo todo organizado para correr la carrera de San Sebastián, una de mis favoritas, solo falta ver si me llegan las piernas. He hecho muchos maratones y me gustan mucho. El próximo proyecto en respostería son los cursos online, porque me lo están pidiendo y aunque teníamos algo nos toca ya actualizarlo. Compaginar todo eso con mi vida y con los libros, y no morir en el intento.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Tecnología

El ‘Infojobs del Gobierno’ ya es oficial. El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el anteproyecto de ley que regulará este nuevo servicio...

Tecnología

Lo de mirar a los ojos a quien te habla va mucho más allá de las normas de educación elementales. Estudios hay —como los...

Cataluña

La web impulsada Plataforma por la Lengua, la ONG del catalán acusada de espiar a los alumnos en el patio, y la Federación Nacional...

Opinión

Las declaraciones de Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno, sobre la pandemia deberían provocar la dimisión en bloque del equipo de Pedro Sánchez, con...

Cataluña

El consejero catalán de Salud, Josep Maria Argimon, ha informado hoy de la detección en Cataluña de dos casos de la variante omicron del...

Bienestar

No son inusuales las presentaciones de datos como los de la Figura 1 (que representa 50 ingresos de no vacunados y 40 de vacunados...

Cataluña

El Síndic de Greuges insta al Departamento de Educación de la Generalitat a mejorar sus protocolos contra el acoso escolar tras el suicidio de...

Cataluña

Un yihadista «fuertemente radicalizado» que adoctrinaba a nuevos adeptos. La Policía Nacional lo detuvo en Tarragona este miércoles, donde trabajaba como agricultor, tras detectar...

Advertisement