Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Caza

Ancestral tradición de platos de caza almerienses

El restaurante Los Albardinales se encuentra en una antigua almazara de principios del siglo pasado en la localidad almeriense de Tabernas, en medio de un paisaje desértico característico y olivares. El producto local, de calidad y ecológico es la filosofía y garantía en la propuesta gastronómica que nos ofrecen su dueño, Rafael Alonso Aguilera, y la chef Adela María Vico López, junto a la elección de recetas heredadas de la comarca. Y el producto local clave: el aceite de oliva virgen extra ecológico Oro del Desierto que ellos mismos producen y que puede degustarse en el museo en las propias instalaciones del restaurante para descubrir los secretos de su elaboración desde la antigüedad y visitar la almazara de 1925 totalmente restaurada en 1998. También es interesante conocer la planta de elaboración donde la empresa hoy en día procesa sus propias aceitunas en la parte posterior del restaurante.

Entre las elaboraciones ancestrales de esta cocina tradicional, su chef nos ofrece una muy especial: gurullos con liebre, guiso de gran sabor y plato típico de la subcomarca Campo de Tabernas (comarca Los Filabres-Tabernas), que se remonta a la Edad Media cuando aparece en el siglo XIII en el recetario andalusí de Ibn Razin. Entonces se llamaban fidaw, nombre que hoy se da a los fideos, pero la receta es idéntica a como se hacen en Almería: «Se amasa un cuarto de libra de harina de trigo con agua y sal; se toma un poco con la punta de los dedos, lo suficiente para formar pastas que parezcan granos de trigo. Cuando la pasta se ha terminado, se dejan que se sequen al sol».

En efecto, los gurullos son trocitos de una masa a base de harina de trigo, agua templada y sal que se usan habitualmente en guisos y platos de cuchara en Almería y otras zonas de Andalucía; o directamente sin caldo, a modo de paella o arroz. También en platos fríos, menos tradicionales. La masa tiene que quedar esponjosa para que no se rompa; para ello, se pueden añadir un par de gotas de aceite de oliva o la yema de un huevo. Pero lo fundamental es hacer gala de una gran paciencia y experiencia. Expresiones como «lo que te pida la masa»; «’marear’ (sofreír) el conejo o liebre»; o «especias ‘que le dicen mucho’ al caldo» forman parte de una cocina en la que más que una receta al detalle priman la experiencia y el saber hacer heredado. Así, nos daremos cuenta de que la masa ‘habla’ al pedir un poco más de líquido o de harina hasta conseguir ese resultado esponjoso, compacto y elástico que permite cortarla en trozos para hacer tiras finas y alargadas que, a continuación, moviendo los dedos índice y pulgar como si fuésemos a ejecutar un chasquido, vamos cortando en trozos más pequeños, que son los gurullos. Estos tienen que secarse sobre un paño para que pierdan la humedad, en un lugar donde dé el sol, tradicionalmente y localmente en las terrazas de los cortijos almerienses.

La chef de Los Albardinales, Adela Maria Vico Lopez, con el plato de gurullos con liebreGURULLOS CON LIEBRE

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS: 1 liebre | gurullos caseros: un puñado por persona (30-40 g) | 1 cebolla grande | 1 pimiento verde | 1 pimiento rojo | 1 zanahoria | 2 tomates maduros | 1 hoja de laurel | 100 g de garbanzos | aceite de oliva virgen extra | colorante alimentario | sal y pimienta.

PREPARACIÓN: Trocear la liebre. Se recomienda cocerla en olla exprés, con agua bien cubierta, aceite, sal y pimienta durante una hora aproximadamente. Mientras se cuece la carne, en un perol de barro añadir aceite de oliva virgen extra y pochar las verduras troceadas previamente: la cebolla, el pimiento rojo y la zanahoria primero y, después, el tomate. Dejar reducir a fuego lento y salpimentar probando el sofrito. Sacar la carne de la olla y deshuesarla. El caldo de la cocción de la carne se usa para mojar el sofrito junto con los garbanzos (si son precocidos se ponen tal cual; si no, deben ser cocidos previamente sin pasarse de cocción); llevar a ebullición y añadir los gurullos, en la cantidad detallada en los ingredientes.

Asar el pimiento verde en parrilla y pelarlo: se usará asado para terminar el plato al final.

Una vez esté todo unido, se añade por último la carne ya cocida, se prueba de sal y pimienta para rectificar si fuese preciso y se añade el colorante alimentario para dar un color amarillo típico de este guiso. Probar y cuando la pasta esté cocida (al ser casera suele tardar poco) retirar del fuego y cubrir la olla dejando reposar 5 minutos. Servir caliente.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

El constructor Justo Gallego dedicó su vida a una sola cosa: la Catedral de Mejorada del Campo. Este edificio, su proyecto vital, empezó a...

Madrid

La Policía Nacional busca a los autores de una brutal paliza que casi le cuesta la visión del ojo derecho a un vecino español...

Madrid

Vino de Madrid, queso de leche de cabras de la sierra madrileña, aceitunas de Campo Real, aceite de oliva virgen de la región, melones...

Tecnología

Es la pregunta más habitual cuando pagamos con tarjeta: «¿Quieres copia?». Aquí tenemos dos opciones; o bien la rechazamos dando las gracias o recogemos...

Cataluña

El Juzgado de Instrucción 3 de Manresa ha decretado este lunes prisión provisional sin fianza para la mujer que el domingo confesó haber matado...

Tecnología

2021 se va acercando a su fin. Nos encontramos a las puertas de diciembre, la Navidad y las tan ansiadas vacaciones tras un noviembre...

Cataluña

Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte de un hombre esta mañana en Cerdanyola del Vallés (Barcelona). El suceso se ha producido sobre las 8.00...

Ciencia

Un equipo internacional de investigadores del Forward Search Experiment, dirigido por físicos de la Universidad de California, ha conseguido, por primera vez, detectar candidatos...

Advertisement