Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Caza

El alegre zorzal, vivo o en la mesa

La primera vez que vi un zorzal estaba, el pobre, de cuerpo presente: sin plumas y con las patitas para arriba. Supe lo que era porque alguien me lo comunicó antes de meterlo, a él y a sus compañeros mártires, en la olla con las cebollas rehogadas y medio litro de buen oloroso. Comprendo que son una exquisitez, pero hay cosas a las que prefiero renunciar y esta es una de ellas. Me gustan más vivos que guisados. En otoño vienen del norte y centro de Europa, en grandes bandos, a pasar el invierno. A muchos los cazan nada más llegar y van a la olla como los primeros que vi. Me da mucha pena, pero eso no impide nada.

Ahora, eso sí, si acaban en el plato, soy exigente con la forma de comerlos. Las pechugas, con cubiertos; pero las minialas y los muslos con las manos, mordiéndolos delicadamente y dejando los huesecillos limpios y relucientes. Todo puede hacerse monamente, decía mi abuela. Y el zorzal se merece que no sobre nada de él.

Además de los visitantes, en el norte de España hay grupos residentes que anidan allí en primavera. Se alimentan de aceitunas, lombrices y caracoles a los que les rompen la concha contra una piedra que les sirve de yunque. Sus nidos tienen forma de copa, los hacen con hojas secas y los revisten de barro. No anidan muy alto y los huevos son azul claro con pintas negras. A los pollos los alimenta la pareja.

Ayer tuve la suerte de que viniesen tres al jardín. Me tuvieron entretenida durante un buen rato. Intenté fotografiarlos y no había forma. Saltaban alrededor de los goteadores de agua, entre las plantas, se perseguían y jugaban encantados. Por fin, uno de ellos se posó junto a las macetas, al sol. Estuvo un rato dándome la espalda pero, cuando estaba a punto de darme por vencida y soltar la cámara, se volvió hacia mí enseñándome su pechuga de lunarcitos marrones con todo el orgullo del que era capaz. Espero que estos tres, a los que ya considero mis conocidos, tengan la fortuna de llegar a su destino pasado el invierno. Sería buena señal.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

Casi 700 kilómetros separan Madrid de Santiago de Compostela. Una distancia que convierte en todo un reto emprender el Camino, el único con mayúsculas,...

Madrid

Las aguas residuales de Madrid se analizan diariamente para ver su nivel de carga vírica. El Covid-19 ha empezado a bajar en todos los...

Madrid

Nuevas detenciones por el atropello mortal de El Álamo, el trágico desenlace en julio de 2020 de una reyerta entre dos clanes durante una...

Madrid

El Prado y el Thyssen echan el cierre por estos días de sus exposiciones temporales, ambas buenísimas, del arte barroco andaluz de Murillo el...

Arte

1939: Lilly Cassirer Neubauer vende el cuadro por debajo de su valor de mercado a Jakob Scheidwimmer, marchante y miembro del partido nazi, con...

Cataluña

Cuando la sexta ola todavía mantiene en alta tensión la atención sanitaria así como el sector educativo de Cataluña, la Generalitat ya piensa en...

Internacional

Dos policías de Nueva York fallecieron este viernes en un tiroteo en Harlem, en medio de una intensificación de ataques con armas de fuego...

Ciencia

Neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han descubierto una señal que los bebés utilizan para identificar a las personas de más confianza, aquellas...

Advertisement