Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

El VAR revive Tenerife

Los aficionados que ya tengan unos años, habrán podido recordar sensaciones vividas allá por los 90, en Tenerife: el Madrid cansado y con lo justo, quijotesco incluso, perdiendo una Liga, o gran parte de ella con un arbitraje como mínimo extravagante.

La ausencia de público en Valdebebas era compensado por un cielo dramático, que de lejos parecía una grada de animación y también un presagio.

Tras la zidanada suprema de Londres, volvía al 4-3-3 con Valverde y Vinicius, por fin. Lopetegui ponía su once de gala pero con un buen falso nueve, Gómez, que no es solo Papu Gómez sino incluso ‘El Papu’ Gómez.

Aunque el Madrid inició un intento de presión que era pura farsa, el Sevilla comenzó mandando. Entero en cuerpo ajeno y mucha pelota. Además le endiñaba al Madrid otra presión alta, que después de lo del Chelsea era mucha crueldad. Otra vez sacar la pelota era como intentar salir de un metro en hora punta.

Una cosa buena tenía el Madrid, además de Militao, y era la verticalidad intuida en Vinicius y las subidas de Odriozola, lo que no hubo en Stamford Bridge. Una rapidísima combinación entre los dos acabó en gol de Benzema, anulado muy severamente por el VAR de González González. Después del espectáculo inolvidable de Hernández Hernández en el derby, ya solo le queda al Madrid que promocionen a un Martínez Martínez.

El gol anulado asustó un poco al Sevilla, que volvió a meterse en sus zapato, y estimuló un poco al Madrid, que por fin pareció estar en el partido. No parecía, sin embargo, estar jugándose la Liga. Transmitía una alarmante falta de energía.

El Sevilla, uno de esos equipos que parecen maniáticamente acabados, mostró otro de sus atributos en un balón parado y ensayado que, tras dejada de Rakitic, acabó en el gol de Fernando. El Madrid miraba, miraba mansamente, y no puede negarse que despertó, que quiso reaccionar al gol, pero lo hizo con la misma falta de electricidad y potencia y convencimiento. Subió al equipo, tuvieron la pelota, y se esforzaron, pero solo hubo una sucesión regular de tiros más bien lejanos de Casemiro, de Benzema, de Modric y de Kroos, participaciones de compromiso en una lotería remotísima. Se veía ahí, con crudeza, el problema del Madrid con el gol. ¿Subiría Zidane a Casemiro colocando a Blanco?

Advertisement. Scroll to continue reading.

Modric tomaba la batuta, pero mandaba centros a huecos imposibles, a espacios que nadie más veía, donde no había nadie. El ataque del Madrid era previsible y fatigoso. Antes de cada iniciativa, los jugadores daba un toquecito de autoconvencimiento casi ritual, como la palmada del saltador. Había algo de batallita individual con poca fe.

Para más inri, Marcelo comenzó a cojear, sin que hubiese mucha diferencia en su juego con cojera y sin ella.

Las sesenta lesiones del Madrid (más que goles) podrían interpretarse como un mensaje, desde luego no muy sutil, que el Fútbol le manda: renueva el equipo.

Al descanso, el Madrid llegó necesitado de un electroshock. Daba la impresión de que tampoco vendría mal si alguien le daba un poquito de plancha al propio Zidane.

Y algo pasó, algo hizo el entrenador porque el Madrid regresó con otro ritmo y otra fuerza.

Para un equipo tan cansado, reunir esa energía ya es una proeza, pero quedaba lo más difícil: convertirla en gol.

Los lentos y pesados molinos del Madrid se pusieron a girar, por fin, pero no estaba nada claro que esos kilovatios pudieran encender algo. Tras virguería de Modric y Kroos, Vinicius tuvo una muy clara en el 64, pero acabó rematado con partes inverosímiles de la pierna. Con partes con las que quizás nunca nadie haya rematado nada.

El Madrid se jugaba el campeonato, pero no hay urgencia que adelante los cambios antes del minuto 60. Una vez cumplido, entraron Miguel y Asensio, que sí aprovechó con clase y a un solo toque otro buen pase de Kroos. Ese zurdazo daba mucha razón a Zidane y explicaba su cabezonería.

Advertisement. Scroll to continue reading.

El Madrid se había volcado, había dominado y había conseguido crear ocasiones con un esfuerzo enorme, colosal, porque le cuesta un mundo. El gol, además, cambió el tono psicológico de su juego. Y esto es importante, el Madrid alcanzó trabajosamente el punto de lo irreprochable.

Porque en el 73 se produjo una de las jugadas del año: una contra iniciada en su área por Vinicius, que condujo Benzema por todo el campo hasta llegar a Bono y su penalti. El Sevilla pidió unas manos previas de Militao que serían, a su vez, penalti. El árbitro fue al VAR a decidir la jugada y el campeonato. Y pitó el penalti de Militao, por unas manos de espalda e involuntarias que nos explicarán los mismos que negaron aquel error de Hernández Hernández.

Rakitic marcó y envió las posibilidades ligueras del Madrid al mismo lugar inalcanzable y hermético donde están su política de cesiones y su dominio de las instituciones.

Desviando un tiro de Kroos, Hazard empató en el 93, pero esto solo maquillaba lo vivido.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Cine

La Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) ha elaborado una nueva edición de su ‘Censo de salas de cine’, un estudio...

Deportes

Si tengo que quedarme con las que entiendo que son las dos imágenes del atletismo español en unos Juegos elegiría la de Ruth Beitia...

Deportes

Hace años que Pau Gasol se coronó como primer europeo en ser elegido novato del año. El mejor de los mejores entre los recién...

Deportes

El balonmano español, tradicionalmente, aspiraba siempre al podio en chicos y a a clasificarse para competir en chicas. Eso ha cambiado. Y de qué...

Deportes

España se presenta en Tokio con una selección formada por 9 nadadores para las pruebas de la piscina y las esperanzas puestas en Hugo...

Deportes

Los últimos Juegos en los que participó Javier Gómez Noya se saldaron con una medalla de plata para el triatleta español. Fueron los de...

Madrid

Este año, después de la histórica tormenta Filomena, la operación asfalto ha cobrado suma importancia para renovar el pavimento dañado por la duradera acumulación...

Madrid

Dos incendios en Loeches y Fuente el Saz de Jarama cercaron ayer la zona este de la Comunidad de Madrid, dejando un balance de...

Opinión

No está Ximo Puig en condiciones de dar lecciones de redistribución y progresividad fiscal, ni de pedir para Madrid un impuesto especial. Alineado con...

Tecnología

Según a qué nos dediquemos, qué recordemos de la ESO o puede que según nuestras aficiones, estaremos más o menos familiarizados con la medición...

Advertisement