Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Baloncesto

Jokic, de chico obeso a rey de la NBA

Michael Malone, entrenador de los Denver Nuggets, saltó el miércoles a rueda de prensa en la víspera del segundo partido de las semifinales del oeste, en la que sus pupilos se enfrentan a los sorprendentes Phoenix Suns, con una camiseta en la que se podían leer algunas de las siguientes frases: ‘poco musculado’, ‘no puede hacer mates’, ‘lento’ y ‘piscinero’. Con la irónica vestimenta, el técnico estaba celebrando que Nikola Jokic, pívot serbio de la franquicia de Colorado, acababa de ser nombrado mejor jugador de la NBA. El galardón, además de ser el tercero consecutivo para un jugador europeo (el griego Antetokoumpo lo ganó en 2019 y 2020) y ser el primero para el legendario baloncesto balcánico, es un reconocimiento a una personalidad especial y aun talento sin parangón, pues Jokic, hace no demasiado, era un desconocido para el gran público y ahora es rey de la NBA.

Los grandes jugadores de la última década de la liga estadounidense, como LeBron James o Stephen Curry, parecían predestinados al éxito deportivo prácticamente desde su nacimiento. Con una determinación casi mesiánica, solo hacía falta ver un par de botes sobre la madera para saber que, con un poco de suerte, llegarían lejos. Sin embargo, Jokic, nacido hace 26 años en Sobor, Serbia, una pequeña población cercana a las frontera con Hungría y Croacia, es el más humano de todas las estrellas de la gran competición, por errático y talentoso, condiciones representativas de nuestra especie. El balcánico, desde muy joven y como él mismo ha reconocido, era adicto a las bebidas gaseosas (bebía hasta tres litros de cocacola al día), lo que le llevo de forma inevitable al sobrepeso. Pero seguramente fueron esos excesos los que le permitieron al jugador ser el pívot dominante que es hoy en día.

Jokic entró en el baloncesto profesional en 2012 de la mano del Mega Vizura de la liga serbia. Pese a su desafortunada condición física, el jugador consciente de sus limitaciones, comenzó a desarrollar un baloncesto basado en la visión espacial, el tiro y en la inteligencia. Tal fue su impacto que el mismísimo Barcelona estuvo cerca de hacerse con sus servicios en 2014, aunque finalmente los catalanes, con algunas dudas de su potencial, lo dejaron escapar hacia la NBA, donde fue elegido por los Denver Nuggets en la posición 41 del draft. Un año después ya estaba en Estados Unidos. Como cuenta la leyenda, en el avión trasnoceánico, Jokic se tomó su último sorbo de cocacola, toda una declaración de intenciones. Allí, con el paso de las jornadas y sin hacer mucho ruido, fue convirtiéndose en el referente de su actual equipo, como fama de vistoso pero poco concluyente en la victoria. Pero bajo su mantra, el año pasado llegaron a las finales de conferencia (perdieron contra los Lakers campeones) y este año ya están en semifinales.

El grandullón eslavo es un personaje adorado por toda la afición de la NBA. Tropieza al caminar y se echa las manos a la cabeza cuando falla un tiro claro. Pero sus estadísticas, desde su llegada a Estados Unidos, no han dejado de crecer y actualmente es difícil de encontrar un pívot que tire y pase mejor que él. Además, en su juego se aprecian cualidades del segundo deporte nacional de Serbia. Como recogió en un artículo el New York Times el año pasado, Ciaran Wolohan, un entrenador de waterpolo de Staten Island, vio similitudes entre cómo Jokic pasaba el balón sobre el parquet y cómo lo hacían los jugadores del deporte acuático. El norteamericano investigó y descubrió que en Sombor y en toda Serbia, el waterpolo cuenta con una gran tradición, algo que sin duda ha influido en la forma que tiene el jugador de distribuir el balón.

Amante de los caballos, siempre con una sonrisa y un poco bufón (le apodan ‘el Joker, como el villano de Batman), Jokic se ha convertido en un jugador de culto, tanto por su juego como por su personalidad. Uno de sus escenas más recordadas se dio cuando, en la burbuja de Orlando donde la NBA se reanudó tras la irrupción del coronavirus, el serbio acudió a rueda de prensa y, sin querer, arrancó un micrófono de la mesa. Donde otros hubiesen reído, Jokic se quedó perplejo, como un niño travieso al que sabe que el regaño se le viene encima. Ese es Jokic, el mejor jugador de la NBA.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Internacional

Al menos cinco personas murieron y otras 39 resultaron lesionadas en una reyerta que se registró este jueves en una cárcel de «máxima seguridad»...

Casa Real

Los veinte alumnos ganadores de la 39 edición del concurso «¿Qué es un Rey para ti?» cambiaron ayer los pupitres de sus respectivos colegios...

Economía

Puerta de Hierro, una de las mejores zonas de Madrid, en un entorno privilegiado rodeado de naturaleza y muy cerca del centro de la...

Internacional

El opositor venezolano Rolando Figueroa Martínez, de 42 años, se entregó voluntariamente el pasado miércoles a la Policía de Coruña tras ser notificado del...

Gastronomia

Erre Punto es el vino joven de Remírez de Ganuza, bodega alavesa que se caracteriza por combinar clasicismo y modernidad. La mayoría de sus...

Gastronomia

Todos tenemos guardada en la retina, incluso sin haberla vivido, la imagen del mantel a cuadros y la cesta sobre el verde césped. El...

Deportes

Tras lograr un valioso empate frente a España subidos a un autobús indestructible de ingeniería sueca, los escandinavos están obligados a modificar su planteamiento...

Deportes

Nadie es imprescindible. La historia del club lo ha demostrado cada década. No hay preocupación, al contrario. Hay tranquilidad. El Real Madrid puede quedarse...

Deportes

Mientras Sergio Ramos daba explicaciones sobre su salida del Real Madrid, una última hora alteró a las redacciones de deportes. «Rafa Nadal no participará...

Internacional

El Ejército de Israel ha lanzado este jueves nuevos ataques aéreos sobre supuestos objetivos del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en la ciudad de...

Advertisement