Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Chiellini y Bonucci: la vieja guardia italiana al servicio del juego de posición

La selección italia suma 35 partidos sin conocer la derrota, y cierto mérito de este acontecimiento pertenece a sus dos centrales titulares, dos amigos íntimos que llevan años comandando la zaga de la Juventus y de la ‘Nazionale’. Ellos son Chiellini y Bonucci, y este domingo ante Inglaterra (21:00 horas, Telecinco) tienen la oportunidad de levantar la segunda Eurocopa de la historia de su país.

Inicios
Cuando Leonardo Bonucci fichó por la Juventus en el verano de 2010, Chiellini, solo dos años mayor que él, ya llevaba cinco temporadas en el club de la Fiat, donde ya era un líder. Giorgio, se había curtido en el equipo más comunista del país, el Livorno; club toscano vecino de su natal Pisa. Allí, en la preciosa ciudad a orillas del Tirreno, Chiellini forjó su juego en tres temporadas en Serie B. Era un claro ejemplo del central arquetípico italiano: un defensa feo, fullero, expeditivo, con poca técnica y malas pulgas. Pero destacaba sobre el resto por algo: cumplía a la perfección el objetivo primigenio de un central, defender. En 2003, daba el salto a la Serie A con la Fiorentina, y un año después, tras un gran rendimiento en la ‘Viola’, Capello le fichó para su Juventus.

En su primer curso de ‘bianconero’, el joven de 21 años sufrió para integrarse en un equipo campeón; Zambrotta en el carril y Cannavaro en el centro de la zaga tapaban su progresión. Sin embargo, en el final de aquella temporada, la 2005-06, explotó el escándalo del Calciopoli. Se demostró que los juventinos habían amañado partidos y la ‘squadra’ más grande del país fue sancionada con un descenso a Segunda. Tras una desbandada de estrellas, Chiellini encontró acomodo en la Juve de Serie B, una posición que, desde entonces, no ha abandonado.

El camino del joven Leonardo fue mucho menos sinuoso que el de su amigo Giorgio. Precisamente, era el prototipo de defensor que reclamaba la época y que escaseaba en Italia (un defensa con técnica, conducción y salida de balón), y el Inter tocó en su puerta. Llegó muy joven a Milán, lo ganó todo con el filial y Moratti decidió cederlo a Serie B, donde pasó por varios clubes (Treviso y Pisa) antes de recalar en el Bari de Primera. En la Apulia fue una de las revelaciones de la temporada; motivo suficiente para que el gigante turinés lo reclutara para sus filas.

El verano de 2010 unió por primera vez a Leonardo y Giorgio, hoy inseparables tras diez años ganándolo todo en el Calcio. Juntos han pasado a la historia como una de las mejores parejas defensivas más completas de la historia. Su fuerte reside en que son plenamente complementarios; cada uno ocupa el vacío que deja el otro: uno aporta la técnica, el ’timing’ y la cordura; el otro el choque, el coraje, la brega. Por arriba son prácticamente inexpugnables y poseen una conocimiento del juego y una velocidad mental que contrarresta la lentitud de ambos. Tienen 34 y 36 años y siguen de moda; aún pocas parejas de centrales en Europa igualan sus prestaciones.

Éxito, ruptura y vuelta a los orígenes
Juntos y titulares en la defensa juventina, Leo y Giorgio conquistaron cinco ‘Scudetti’ consecutivos, su equipo era el más poderoso de Italia, ganaban los títulos domésticos por inercia y el objetivo mayor era la Champions League. Pero en la campaña 2015-16, Bonucci recibió un revés inesperado: su hijo Matteo, con solo dos años, sufrió una seria enfermedad crónica. Obviamente, el fútbol pasó a un residual segundo para el central transalpino, que incluso se planteó colgar las botas para dedicarse plenamente al cuidado de su retoño.

En plena crisis, Bonucci decidió cambiar de aires y firmó por un Milan en depresión desde la salida de Ancelotti. Chiellini nunca lo entendió. «Con Leo lo hablé cuando ya estaba todo hecho, era algo sin lógica de principio a fin. Podría haber entendido que se hubiera ido al Real Madrid, pero… ¿En ese Milan? El destino quería que todo volviera a su orden […] Su año en Milán fue diferente, una elección ciertamente equivocada. No se quedó en paz consigo mismo. Fue sacudido por mil razones y tomó la decisión. Lo sentí porque todo sucedió en las semanas en las que no nos vimos, estoy seguro de que si yo hubiese estado allí, le hubiera hecho pensar para que se quedara», escribió el toscano en su libro ‘Io Giorgio’. El idilio entre ambos se había roto, Bonucci vivió un año de pesadilla en Milán y Chiellini continuó arrasando en Serie A, pero sin su amigo al lado.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En el curso siguiente, Leonardo recapacitó y volvió al club donde había alcanzado la gloria. La situación de su hijo se había estabilizado y el fútbol volvía a ilusionar al de Viterbo. Los ‘Scudetti’ volvieron a brotar y solo el Real Madrid pudo sonrojar a la mejor defensa de la Champions League 2016-17, cuando los de Zidane les hicieron cuatro goles a un equipo que solo había recibido dos en todo el torneo y les apeó, de nuevo, de su ansiada Champions League, un título que se les resiste a los juventinos desde 1996.

Claves para Mancini
En esta Eurocopa, pese a superar ambos de largo la treintena, son dos futbolistas capitales en el once de Roberto Mancini. Su experiencia, sus tablas y su complicidad aportan demasiados intangibles a la selección italiana. De hecho, junto a Inglaterra (su rival en la final de Wembley) son la mejor defensa del torneo. Solo España, personificada en la figura de Olmo como falso nueve, pudo descuadrar a los dos viejos compañeros.

Su país confía en ellos tanto como confiaban en Nesta y Cannavaro en 2006. Esta vez, no estarán ni Zidane ni Henry enfrente de la ‘Azurra’, pero sí uno de los mejores ataques del torneo (Kane y Sterling brillan en la punta inglesa).

Italia está viviendo un sueño, están en la situación idónea para levantar su segunda Eurocopa. Jugarán en Wembley, ante 60.000 ingleses, sin apenas afición italiana y contra la selección local con el papel de pleno favorito. La zona de confort histórica de una selección ligada a la épica.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Deportes

Mucho más satisfecho estaba Mario Mola con su décima plaza que Javier Gómez Noya con su 25ª en su despedida olímpica. El balear, que...

Internacional

El primer ministro iraquí, Mustafa Al Kazemi, llegó ayer a Estados Unidos y hoy tiene previsto un encuentro con el presidente estadounidense, Joe Biden,...

Internacional

Las autoridades de Irán calificaron de «injerencia» las declaraciones de la responsable de derechos humanos de la ONU, Bachelet, que criticó la violencia de...

Internacional

Con el aspirante de derechas Noel Vidaurre sometido a un arresto domiciliario se elevan a 28 los políticos opositores a los que se ha...

Gastronomia

A tan sólo 10 kilómetros del centro de San Sebastián se encuentra Astigarraga, epicentro de la tradición sidrera vasca. Allí tienen su caserío y...

Ciencia

Durante siglos los galenos han tratado a sus pacientes con un aterrador arsenal terapéutico de más que dudosa utilidad. En su nómina se encontraban,...

Internacional

El presidente de Túnez, Kais Saied, ha decido este domingo tras una reunión de emergencia con altos funcionarios militares y de seguridad congelar las...

Deportes

Por miedo a que la imiten y se multipliquen los accidentes, los jueces no quieren valorar como se merece la perfección de los ejercicios...

Deportes

Sol, fina arena y olas batiendo el mar. En un caluroso domingo de finales de agosto, con la humedad cociendo la jungla de asfalto,...

Deportes

La combinación de resultados en búlder, velocidad y dificultad encumbrará a los primeros medallistas en el estreno de la escalada en el programa olímpico,...

Advertisement