Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Baloncesto

El Real Madrid remonta una diferencia de 19 puntos y se hace con la Supercopa

El Real Madrid se hizo con su octava Supercopa Endesa tras derrotar al Barcelona en un final de infarto (83-88) en un encuentro en el que los blancos llegaron a perder de 19 puntos. El incumbustible Llull, con 24 puntos y un 27 de valoración, fue el hombre clave en la remontada y acabó el encuentro emocionado por una actuación propia de otra época. Obviamente, el balear fue elegido MVP del torneo.

Arrancó la primera final de la temporada y, pese al contexto veraniego e inaugural, pareció un Madrid-Barça de primavera, de esos donde se hiere el orgullo del derrotado y se decide algún que otro torneo. Por cuarto torneo ACB consecutivo, la final enfrentaba a los equipos de Laso y Jasikevicius, y desde el inicio, la tensión, el ritmo y la calidad del baloncesto dignificaron la palabra clásico.

Desde muy temprano, el público del Insular Santiago Martín vibró al compás del encuentro. No era para menos, El Barcelona había comenzado el choque con un cuatro de cuatro desde la línea de tres, dos de ellos de un Oriola recuperado para la causa, y con el Madrid aupado a sus señas de identidad: la defensa mordiente, el contragolpe y la rápida circulación en el ataque posicional. El reloj corría y ambos equipos alternaban golpes, triples y tapones (Oriola retrató a Alocén y Poirer hizo lo propio con Davies). Pese a la igualdad, los azulgranas mandaban levemente en el marcador, estaban más cómodos y Calathes, para desesperación de Laso, campaba a sus anchas. Pero apareció Alocén con dos triples lejanos y acercó a su equipo al marcador, que entró al segundo cuarto perdiendo 23-22.

El guión no cambió en el segundo periodo. El griego estaba excelso en la dirección de juego barcelonista, Oriola seguía dominando la pintura y sorprendiendo desde fuera (se fue al descanso con 11 puntos) e incluso se había enchufado su estrella, el siempre discutido en finales, Nikola Mirotic. El Madrid, agitado y cabreado por los errores individuales y quizá también por la superioridad cualitativa azulgrana, se agarraba al partido, de nuevo, gracias a sus individualidades. Llull con 8 puntos propició que el Real Madrid solo se fuera al descanso perdiendo de seis, pero el juego ya era propiedad de las estrellas del campeón de Copa y Liga.

Este dominio se materializó por completo desde el principio del tercer cuarto y la impotencia madridista se tradujo en varias técnicas absurdas. Mirotic y Higgins trataban al aro como si una piscina fuera y, por dentro, Davies hería a la defensa interior blanca, incapaz de achicar aguas. En el ecuador del periodo, los de Jasikevicius pusieron una diferencia máxima de 19 puntos en el marcador, dejando prácticamente en la lona al máximo rival. La realización se cebaba en primeros planos a los rostros de funeral presentes en el banquillo de Laso, cuando una vez más y sin saber muy bien porqué, un Sergio Llull lejos de sus mejores días en el baloncesto volvió a reanimar al Real Madrid en la antesala del último cuarto: mediante dos triples, dejó a su equipo a nueve puntos de la igualada (71-62).

A pesar del acierto de Higgins y Kuric desde la larga distancia, el Real Madrid se encontraba solo un punto por debajo del Barcelona a falta de tres minutos para el final de la Supercopa Endesa. Su defensa había podido cortar el caudal ofensivo azulgrana, Llull continuaba excelso (acabó con 24 puntos), la juventud eléctrica de Alocén había revolucionado el ritmo ofensivo madridista y Poirer (16-11) ya intimidaba en ambos lados de la cancha. Faltaba poco más de un minuto y el marcador reflejaba un 81-81, pero la inercia y el coraje derivado de completar una remontada de tal calibre acercaba a los madridistas a la victoria, que confiados en una defensa clínica, unos tiros libres clave de Alocén, que fue vital en la remontada tras no jugar ni un minuto en las semifinales, y una canasta del novato William-Goss, firmaron el 83-88 final y entregaron el primer título de la temporada al siempre confiable equipo de Pablo Laso.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Internacional

Los talibanes han enviado una carta a Naciones Unidas para que un representante comparezca estos días, como el resto de los líderes de la...

Internacional

Daniel Ortega, de 76 años, sigue con su particular cruzada de detenciones antes de las elecciones generales del próximo 7 de noviembre, en las...

Internacional

Tanto en el discurso de ayer de Biden como en el primero de Trump ante la ONU, pronunciado en 2015, el pulso con Rusia...

Economía

Hemos avanzado mucho. Ya nadie discute que la recuperación económica está viva y avanza rápido y con contundencia. La OCDE, el Banco de España...

Economía

La batalla entre AENA y sus inquilinos entra en la arena política. Los arrendatarios de la empresa pública, organizados en la Aecoa (Asociación Española...

Deportes

Ancelotti asegura que el Real Madrid tiene pelotas («¿se puede decir pelotas?») y piensa que para ganar hay que jugar bien y tenerlas. Eder...

Deportes

La crisis de la constructora china Evergrande es tan grande que se ha contagiado hasta el mundo del fútbol. Con 200.000 empleados y negocios...

Deportes

Joan Laporta no quiere parches ni convenciones. En la línea de lo que hizo con Frank Rijkaard y sobre todo con Pep Guardiola, busca...

Deportes

La política de fichajes del Real Madrid, focalizada en la contratación de futbolistas muy jóvenes que en el futuro sean estrellas mundiales, no ha...

Ciencia

Hace unos 3.650 años, en plena Edad del Bronce, la ciudad de Tall el-Hammam estaba en pleno apogeo. Situada en un alto sobre el...

Advertisement