Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Prestigio deportivo, armas y atracos se dan la mano en Interlagos

En Brasil, como en todos los circuitos del Mundial, los pilotos aspiran a que sus monoplazas sean siempre más rápidos y más ligeros. Pero para acceder a Interlagos, donde se ubica el trazado en uno de los barrios más pobres de Sao Paulo, los protagonistas de la F1 escogen vehículos blindados con lunas tintadas, coches con chóferes locales o guardaespaldas expertos, escolta policial o, en muchos casos, helicópteros que esquivan el peligro y el infernal tráfico de una ciudad en permanente atasco de 20 millones de habitantes. En Interlagos se reparte prestigio deportivo, títulos, llanto o gloria para siempre, según la costumbre de los últimos lustros, pero para llegar hasta ese punto del planeta hay que sortear la necesidad que proviene de la pobreza, la delincuencia organizada y las armas.

Según datos de la agencia de noticias Brasil, el número de homicidios creció en Sao Paulo en 2020, pese al confinamiento y la pandemia: 709 muertos. Descendió el número de robos (392.311), robos con resultado de muerte (179), violaciones (11.023) y atracos a bancos (29). Una sensación de inseguridad que se plasma en la Marginal Pinheiros, la autovía de paso obligatorio para recorrer la ciudad desde el aeropuerto a los hoteles o, más al sur, al circuito de Interlagos. En el caos del tráfico (los traslados se miden siempre en horas), la delincuencia aprovecha los embotellamientos o las paradas en los semáforos para actuar.

Cada año suele haber atracos en la carretera que enlaza Interlagos con la Marginal Pinheiros. El colorido que solían desplegar las escuderías de Fórmula 1 –publicidad, rótulos, tonos vistosos–, se ha ido sustituyendo con el tiempo por robustos y pesados vehículos que ocultan en sus cristales tintados el material de trabajo habitual en este deporte: ordenadores, cámaras de televisión o de fotos, equipos electrónicos.

En esa zona de Sao Paulo no se proyecta la imagen habitual de la Fórmula 1 y su mundo de purpurina y glamur. No hay campos de golf ni yates en la panorámica, sino construcciones de uralita. Se ven abuelos en pantalones de deporte y camiseta de tirantes, madres cargadas con la compra tirando de carros, niños descalzos que observan con ojos de águila, moteles a 20 euros la noche desayuno incluido y bares o tiendas desvencijadas y sin nombre donde el producto estrella es la segunda mano. Hay siempre gente apiñada a cientos en las avenidas frente a las paradas de los autobuses. El metro no llega a este barrio del suroeste que durante unos días cambia su dinámica vital con la Fórmula 1.

Williams, Mercedes, Button…

La lista de asaltos es amplia. El antiguo equipo Toyota y su jefa de prensa, mecánicos de la escudería Williams, el piloto de McLaren Jenson Button, empleados de Mercedes, trabajadores de la FIA, periodistas… Y casi siempre con el mismo protocolo. Un atasco o un semáforo y la aparición de armas para intimidar.

El peligro de la gran urbe brasileña contrasta con el prestigio deportivo que ha deparado a las estrellas de la Fórmula 1. Siempre pasa algo en el Gran Premio de Brasil. Sucedieron los dos títulos de Fernando Alonso (2005 y 2006), además de su tremendo accidente en la recta de meta en 2003. Fue el epílogo del año crispante de Alonso y Hamilton en McLaren con título para Raikkonen, el último campeonato de Ferrari. También el desconsuelo total de Massa, que creyó ser campeón y no se percató que Hamilton adelantó a Glock en la última curva. El Mundial que le ganó Vettel a Alonso piloto de Ferrari. O el primer podio de Sainz, con el McLaren. «Brasil son siempre buenos recuerdos», ha dicho Alonso nada más pisar la pista.

Títulos, podios y llantos en Interlagos
El circuito de Interlagos ha vivido en los últimos lustros la montaña rusa de las emociones. Los dos títulos de Fernando Alonso, en 2005 y 2006; el estropicio de McLaren (Alonso y Hamilton en pelea) y el campeonato para Raikkonen; el llanto infinito de Massa en 2008 al conocer que el título no era para él, sino para Hamilton, que había adelantado a Glock en la última vuelta; el éxito de Vettel con su tercer título enRed Bull; y el primer podio de Carlos Sainz en la Fórmula 1, podio en diferido que no pudo celebrar cuando correspondía.

.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

El constructor Justo Gallego dedicó su vida a una sola cosa: la Catedral de Mejorada del Campo. Este edificio, su proyecto vital, empezó a...

Madrid

La Policía Nacional busca a los autores de una brutal paliza que casi le cuesta la visión del ojo derecho a un vecino español...

Madrid

Vino de Madrid, queso de leche de cabras de la sierra madrileña, aceitunas de Campo Real, aceite de oliva virgen de la región, melones...

Tecnología

Es la pregunta más habitual cuando pagamos con tarjeta: «¿Quieres copia?». Aquí tenemos dos opciones; o bien la rechazamos dando las gracias o recogemos...

Cataluña

El Juzgado de Instrucción 3 de Manresa ha decretado este lunes prisión provisional sin fianza para la mujer que el domingo confesó haber matado...

Cataluña

Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte de un hombre esta mañana en Cerdanyola del Vallés (Barcelona). El suceso se ha producido sobre las 8.00...

Tecnología

2021 se va acercando a su fin. Nos encontramos a las puertas de diciembre, la Navidad y las tan ansiadas vacaciones tras un noviembre...

Ciencia

Un equipo internacional de investigadores del Forward Search Experiment, dirigido por físicos de la Universidad de California, ha conseguido, por primera vez, detectar candidatos...

Advertisement