Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Ciclismo

Tierra y rosa para Egan Bernal en el Giro

En el ciclismo moderno que busca el espectáculo visual y las audiencias de televisión y web, Egan Bernal decide sacudirse un par de años de estrés. Ataca en la tierra de un puerto de primera. El ‘sterrato’ como dicen los italianos al tramo de arena y grava que cierra el puerto de Campo Felice, novena etapa del Giro de Italia que avanza entre las incertidumbres. Bernal, que ganó el Tour 2019 y que naufragó en el 2020 en una explosión poco común, se suelta la tensión, rebasa a dos fugados que aún soñaban y en un imponente ‘rush’ final, se lleva todos los premios. Su primera etapa en una gran vuelta (venció en el Tour sin ganar etapas), los titulares y las fotos del día, un puñado de segundos sobre sus rivales en especial Evenepoel y, lo más preciado, la ‘maglia’ rosa.

Llora Bernal cuando le piden cuentas en la entrevista. «No me lo puedo creer, han pasado muchas cosas hasta aquí, pero mis compañeros confiaban en mí».

Egan Bernal disputa el Giro y lo normal es que no acuda al Tour porque los eslovenos Roglic y Pogacar parecen inabordables de momento para él. El colombiano, que pareció encabezar una revolución joven en el ciclismo con su éxito en el Tour 2019, se fue quedando rezagado respecto a otros pegadores del ciclismo: Pogacar, Evenepoel, Van der Poel, Van Aert, Hirschi…

Al Giro acude a bordo de una superpotencia, pues el Ineos tiene capacidad financiera de sobra para explotar su patrimonio en cualquier escenario. El año pasado, en la ola pandémica, un Ineos de segunda fila (Tao Geoghegan) fue el vencedor de la prueba. Ineos ha ganado los últimos Tours con cuatro corredores diferentes (Wiggins, Froome, Thomas y Bernal).

Sorpresa no es que el ágil colombiano se encaramase este domingo al podio. Hizo trabajar a sus compatriotas Dani Martínez y Narváez y al italiano Moscon para endurecer la subida y colocarlo preparado para el derrote.

En el tramo de tierra que conducía al final del puerto, Bernal estalló como nunca. Dejó a todos, dejó a Evenepoel (que va afinando) y a Simon Yates (que no parece), y se marchó en busca de su primer triunfo de etapa. Conservador hasta la fecha, el colombiano que lo hace casi todo bien se soltó la melena y lloró como un niño en la meta con su túnica rosa de patrón del Giro.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Opinión

Al día siguiente de la toma de posesión de Díaz Ayuso, la izquierda sanitaria ya estaba en la calle denunciando «el desmantelamiento de la...

Baloncesto

Le costó en el estreno, brilló a rachas ante Suecia y se lució frente a Eslovaquia, en un duelo en el que la selección...

Deportes

El Rayo ya es nuevo equipo de Primera. Dos años después de descender al pozo de la Liga SmartBank ha logrado regresar a la...

Opinión

El Estado de Derecho en España se aproxima a un escenario de mutilación de instrumentos jurídicos para su defensa frente al separatismo. Se trata...

Tecnología

El yuan digital apunta a ser la moneda por defecto en China. El gigante asiático lleva casi una década trabajando en esta alternativa al...

Internacional

Según las primeras estimaciones, la primera vuelta de las elecciones regionales, el domingo, estuvo marcada por una amenazante abstención histórica, excepcional. La derecha se...

Deportes

Una de las máximas del barcelonismo es que el club pertenece a sus socios, motivos por el que todas las decisiones importantes se someten...

Cine

Han pasado 30 años del estreno y se supone que los temidos ‘spoilers’ han prescrito, pero por si acaso ahorramos al lector inocente la...

Deportes

El coqueto Olímpico de Roma albergó un partido extraño. Los tifosi no querían escuchar la palabra ‘biscotto’. El empate les valía a los dos...

Deportes

Suiza hizo los deberes ante Turquía, pero en un torneo en el que cada gol cuenta, se quedó a un tanto del segundo puesto...

Advertisement