Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Laporta sobre Koeman, aún le saldrá bien

El Barça circula hoy por dos autopistas: la primera es la ficción de que aún somos un gran club, y un gran equipo en disposición de ganarlo todo; y la segunda, sin duda más importante, pero mucho menos presente en el ánimo de socios y aficionados, es la realidad que se expresa en una colección de derrotas sin paliativos ante los equipos de una cierta entidad. Nos pilla aún por sorpresa que nos ganen de entrada, como empezó haciendo el Valencia ayer (golazo de Gayá), y no acabamos de asumir que todo lo que podemos hacer es luchar contra la inundación como un equipo pequeño. Sólo el genio individual de algunos –pocos– jugadores como sobre todo Ansu, que empató de un trallazo, permiten soñar que estamos construyendo algo con algún sentido. Pero la realidad de lo que es hoy el Barça se resume en la megafonía de feria del pueblo del Camp Nou. Es tal la ruina a la que Bartomeu ha condenado al club, que no funcionan ni los altavoces.

En la asamblea de compromisarios celebrada antes del partido, la realidad tomó más cuerpo, sobre todo cuando fue el turno de las intervenciones de los socios y todo el mundo pudo ver que el naufragio de la entidad no es casualidad sino la inevitable consecuencia de este material de derribo. A petición de algunos socios, que pidieron poder asistir al encuentro, Laporta aplazó la sesión justo cuando se iba a votar para pedirle prestados a Goldman Sachs otros 1.500 millones, que hay que añadir a los 500 que ya le debemos. «Y piensen –explicó a los socios el presidente Laporta en la asamblea de compromisarios celebrada antes del partido– que nos querían prestar todavía más dinero», para insistir a continuación en que «los fondos de inversión que quieren adueñarse del club lo tienen mal», como si Goldman fuera regalando el dinero sin calcular como espera cobrarlo por quintuplicado.

El Valencia durmió el partido tras el empate con posesiones largas contra las que el Barça no tenía antídoto. El público de tribuna, aún con ínfulas de club de élite en su imaginario y sus ideas, demostró que sin embargo ha incorporado a sus gestos la condición de afición rabiosa y menor, reaccionando a decisiones de Gil Manzano probablemente equivocadas, pero de muy poca importancia, con una ira que no guardaba proporción.

Los de Bordalás no eran gran cosa, el Barça no sabía hacer nada mejor y la grada noble del Camp Nou parecía un zoo. Esta es la gente que ahora se queja de cómo Bartomeu dejó el club, y le exige a Laporta poco menos que lo mande a prisión cuando ellos fueron quienes le votaron, como a Sandro Rosell. En el 38, el tan protestado colegiado se inventó un penalti sobre Ansu que Memphis transformó de un durísimo disparo. Nadie en la tribuna le dio las gracias. El penalti no era, pero al haber habido contacto, claramente insuficiente, el VAR no pudo intervenir. Casi por sorpresa, el Barcelona llegó al descanso ganando pero sin dar en absoluto la sensación de que era el inicio de un cambio de tendencia en la mala racha.

La media entrada que registró el estadio el día que el aforo permitido era ya el de la totalidad, da una idea de dónde estamos. En la asamblea, un socio pensionista se ofreció a entregar al club 1.000 euros, tras haber detallado que cobraba 800 de pensión, y seguramente es lo máximo que este club puede esperar de una masa social especializada en tomar las más lastimosas decisiones y en mostrar en su actitud todas las categorías de la bajeza. Por ello uno de los puntos de la asamblea de ayer, que no llegó a votarse, era la abolición de la federación de peñas y peñistas, un mafioso contrapoder dentro del club que lo sume en la truculencia y el atraso. Hace bien Laporta en higienizar el club por dentro, aunque en algún momento tendrá que asumir la contradicción de que el último paso que tendrá que dar para que la entidad no esté secuestrada por personas de un nivel tan bajo, ni por la funesta dinámica asamblearia, será el de que pase a pertenecer a accionistas serios y solventes, que lógicamente no le querrán como presidente. Nadie pone el dinero para que mande otro. Esto es una obviedad, aunque tanto le cueste de entender a la gente que no tiene dinero.

Laporta estaba contento en el descanso. No quiso aprovecharse de la impaciencia de los compromisarios por ir al partido para someter a votación los aspectos más delicados del orden del día –el endeudamiento para rehacer el Camp Nou y la modificación de los estatutos– y está convencido de ganar cuando se retome la asamblea, en un plazo máximo de quince días. Sobre la victoria momentánea del equipo, y refiriéndose a Ronald Koeman como entrenador del Barça, le dijo a uno de sus directivos: «aún le saldrá bien».

El Valencia, al palo
Pero la segunda parte no empezó bien para el Barça: el palo y una mano prodigiosa de Ter Stegen despejaron el empate, y el Valencia dominaba el juego y lograba encerrar a los locales en su campo. Le duraba poco el balón al Barcelona y Koeman cambió a Ansu, la única luz, por Coutinho, que casi nunca ha sido una buena noticia para este equipo. La actitud en los azulgranas no faltaba, pero sí la madurez, la calidad, lo que te distingue como a un grande. Probablemente Koeman no tuvo más remedio que dar descanso a un Ansu agotado, pero sin el joven delantero su equipo se queda sin casi ningún argumento. También Gavi parecía necesitar un descanso, y el técnico holandés se lo dio, sustituyéndolo por Nico. Mingueza sustituyó a Sergi Roberto. Pese a los cambios, el Barça permaneció en su dibujo. A Koeman le bastaba ganar, aunque fuera de penalti injusto. El “aún le saldrá bien” de su presidente es mucho más de lo que podía esperar hace una semana. Yo soy católico y por lo tanto creo en los milagros. He visto cosas que no creerías, y Koeman, el eje del Dream Team, será para siempre mi ídolo; pero me cuesta creer que con esto baste.

Poco a poco el Valencia se fundió y el Barça, aunque no sin sustos, fue tomando el control del partido. El Kun calentaba impaciente pero Koeman no quiso arriesgar hasta que Coutinho cerró la noche con el tercero. Ovación algo populista para lo que no deja de ser un señor mayor fichado en los descartes del mercado.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

La mujer de 27 años que el 14 de noviembre no devolvió a sus tres hijos de 5, 7 y 9 años del centro...

Cataluña

El IV Encuentro de Economía Senior finaliza hoy con el llamamiento a un nuevo pacto intergeneracional entre jóvenes y mayores que afiance el Estado...

Madrid

De Moncloa a Cuelgamuros hay 37 minutos en coche, casi 4 horas en bici y más de 11 a pie. Por inverosímil que parezca,...

Tecnología

NIU acaba de presentar en Milán nuevos scooters eléctricos en el Salón de la Motocicleta de Milán. Entre ellas se encuentra la NIU RQi...

Deportes

Llegó el momento. Después de un primer amago para el partido de este pasado fin de semana en la ‘Ligue1’, Sergio Ramos ha entrado...

Cataluña

Para muchos ancianos y personas que sufren Alzheimer, Parkinson, ELA o un ictus, comer es un problema debido a que no pueden tragar los...

Internacional

Ante el rechazo del Gobierno alemán a hacerse cargo de los 2.000 migrantes que ahora mismo se encuentran en un centro de acogida cercano...

Cataluña

Tener menos de 60 años y haber sufrido algún tipo de ictus incrementa tres veces el riesgo de morir después de sufrir Covid-19. En...

Advertisement