Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

El Madrid choca con la muralla del Cádiz

Salía de inicio Hazard en el terco 4-3-3, que no se transformaba en otra cosa para darle espacio. Recordemos que la última vez que lo hizo, que acomodó a Hazard, Zidane acabó colocando a Vinicius de lateral derecho. Aunque Hazard sea reinterpretado por Ancelotti como una posible ayuda para la segunda vuelta, es más problema que otra cosa. Su sitio es el de Vinicius, y ya. Otra opción es cambiar un sistema que no quiere cambiar Ancelotti porque cuando lo hizo abrió las puertas del caos. Si no está Rodrygo, ni Asensio, ni Bale en la derecha, es preferible ver a Arribas o Federico que ‘no ver’ a Hazard.

El Cádiz salió como se esperaba, muy atrás, orgullosamente atrás. Decir lo del ‘bloque bajo’ para el Cádiz sería hasta ofensivo. Están más allá del bloque bajo. El Cádiz es como una cita de First Dates en la que solo habla una de los comensales. Los dos rivales son tan distintos, además, tienen tan poco en común, tan opuestos, que en sí mismo ya es divertido.

El Cádiz juntaba sus dos líneas de manera que entre medias no se daban las condiciones necesarias para la vida. Era Marte eso. Y detrás… detrás estaba ya la portería.

El Madrid, por tanto, fue de banda a banda. En la izquierda Vinicius tardaba en entrar en juego. LO hizo una vez, directísimo al área, por un regalo que no se repitió. Mendy, detrás de él, resultaba invasivo y un poco torpe, como el dominguero que obstruye el carril de la izquierda.

En la derecha, los envíos de Kroos encontraban a Lucas y Hazard, que tenían menos química que los Roper.

Pero el Madrid tenía la pelota, la poseía completamente. Los mediocampistas del Cádiz corren y corren sin ella. Son como dromedarios o camellos, capaces de pasar semanas sin beber agua. Ellos el balón no lo ven, pero no decaen, hay en el Cádiz algo de orden ascética o penitencial que dirige Álvaro Cervera con su barba.

Ante ese panorama, y con un ritmo de circulación de la pelota que parecía una de Machín, el Madrid optó por chutar desde lejos, una salida habitual: Kroos, Mendy, Valverde (con peligro y paradón de Ledesma), Lucas…

Vinicius no la recibía, ni encontraba espacios, y Hazard hacía algo curioso: cuando la pelota se iba a la derecha, él se iba al centro; cuando llegaba al centro, él salía a la derecha… Seguro que es un movimiento inteligente y académico, pero parecía elusivo.

Como viene pasando últimamente, lo mejor no pasaba arriba sino abajo, en el espectacular Militao y su choque con el Choco (perdón) Lozano.

El Cádiz, bien en defensa, incluso se atrevió a estirarse un poco. Ancelotti, en la banda y con abrigo, empezaba a parecer un personaje de la segunda parte de El Padrino. Algo funesto se dibujaba en su mirada. El Madrid atacaba y atacaba pero no entraba en el área, no entraba en Cádiz-Cádiz, se quedaba en Puert Tierra, esa es la maravilla del Cádiz de Cervera: preservar su dicha, su joya, ser muralla de la gracia.

Se aproximaba el descanso y ante el atasco del Madrid, Vinicius empezó a tomarse el partido como algo muy personal. No podía hacer su regate habitual, así que intentó recortes sin tocarla, tacones sorprendentes, fintas sorprendentes… Era como si para ganar al Cádiz hubiera que hacer la mítica jugada del Buitre contra el ídem. Solo eso parecía posible.

Justo antes del descanso se lesionó Lozano, que había brillado en su papel solitario y en la brega con el elástico Militao. Le sustituyó Negredo.

A la vuelta, por fin, hubo un entendimiento rapidísimo en el área entre Hazard y Benzema. Una primera inteligencia entre los dos. Era el secreto. Para entrar en el área prensada por el Cádiz el Madrid debía alcanzar esa frecuencia audible solo por los cracks, como un balón finísimo de Kroos que Hazard no alcanzó a rematar.

El más mínimo alarde ofensivo del Cádiz, pasar de mediocampo, abría unos espacios suculentos para un Madrid cada vez más temible. Vinicius olió los espacios como el tiburón la sangre. Incluso se vio el reprís hazardiano.

Cervera les decía a sus jugadores lo que el cineasta napolitano al joven y tembloroso Sorrentino en “Fue la mano de Dios”: no te descompongas, no te descompongas.

El Madrid quería espacios, no los tenía; el Cádiz tenía espacios, no los quería ¡Era como la letra de un tanguillo!

En un partido, todo el Cádiz da menos pases que un solo centrocampista del Madrid. Ni hablar de un Pedri. Ese esfuerzo resultaba emocionante por contracultural, y además empezó a ser amenazante. En el 74, Negredo perdonó en el área.

Ancelotti puso más. Sacó a Jovic, liberando a Benzema, con Hazard de auxiliar en la pared, y ese Madrid ya atacó con sentido. El creciente asedio exigió un punto agónico en el Cádiz, un sistema numantino de ayudas, sacrificios y concentración que el Madrid no pudo superar. Sufre con este tipo de equipo, y la variable Hazard ofusca más que aclara. De consuelo blanco: quinto partido con la puerta a cero.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Cataluña

«Si en una reunión de familias o en un grupo de Whatsapp alguien habla en castellano, no es necesario que cambies de lengua. ¡Que...

Tecnología

La marca Bespoke se expande a las aspiradoras. Samsung está apostando por su gama de diseño para productos de domótica y ahora presenta la...

Ciencia

Aunque solo lleva siete meses de operaciones, el Instrumento Espectroscópico para la Energía Oscura (DESI, por sus siglas en inglés) ha superado todos los...

Opinión

Por más que se empecine el Gobierno en mentalizar a la sociedad de que el crecimiento económico es sólido, la frialdad de los datos...

Madrid

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Puesto de la Guardia Civil de Valdemoro y del Servicio de Protección de la Naturaleza de la...

Madrid

Susto mayúsculo el registrado ayer en un autobús de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) al paso por el madrileño barrio de San Blas....

Cataluña

Las personas de entre 30 y 39 años ya se pueden vacunar con la dosis de recuerdo en Cataluña. Así lo ha anunciado el...

Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado este viernes que no prohibirá las VTC en la región y ha...

Advertisement