Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Cuando el clásico no detiene el fútbol: el desafío de jugar a la misma hora del Barça-Real Madrid

Enfrentamiento que trasciende fronteras y con un tirón mediático enorme en todo el planeta, el Barcelona-Real Madrid del próximo domingo (16.15 horas) acapara el foco en la Liga porque un clásico no es un simple partido, siempre es mucho más. No hay ciudad, pueblo ni barrio de España en el que este duelo pase de puntillas y muchos clubes modestos han optado por cambiar el horario habitual de sus encuentros para evitar la coincidencia con una cita que a ningún aficionado al fútbol le gusta perderse. Si complicado es ya de por sí atraer a los hinchas a los estadios en las categorías inferiores a lo largo de la temporada, la competencia de un duelo entre azulgranas y blancos multiplica la dificultad, aunque algunos equipos, pese al riesgo de poder perder espectadores, se resisten a cambiar sus costumbres y el domingo desafiarán el poder de atracción del clásico jugando sus partidos, al menos en parte, a la misma hora. Es la lucha de David contra Goliat y lo asumen.

El CD Cayón, ahora en la Segunda División RFEF, es el club de referencia en el valle cántabro del mismo nombre y el domingo comenzará su derbi ante el Rayo Cantabria (16.45 horas) treinta minutos después de que las tropas de Koeman y Ancelotti inicien la batalla en el Camp Nou. Dionisio Humara, el presidente, sabe que algunos socios pueden faltar al Fernando Astobiza para seguir por televisión un duelo de tanto influjo como es un clásico. Pero el problema del Cayón es el de muchos otros modestos. «Mantenemos el horario habitual porque somos un club en el que muchos futbolistas trabajan los sábados. Lo que no íbamos a hacer es perder a esos jugadores en un partido tan importante para nosotros por un Barcelona-Madrid, también nos jugamos mucho el domingo», explica el dirigente a este periódico. Adelantar la cita dominical a la mañana tampoco era posible «porque en un terreno aledaño disputan sus partidos las categorías inferiores y existe el riesgo de que los balones estén entrando y saliendo de un campo a otro».

Reconocido seguidor del Real Madrid, al primero al que le gustaría disfrutar del clásico es a él, pero el presidente tiene clara la prioridad y sigue a rajatabla la filosofía que su club luce en las redes sociales: «El CD Cayón es sólo un equipo de pueblo, pero para muchos es el mejor equipo del mundo». Y para él, evidentemente, lo es. «Soy del Real Madrid y claro que me gusta ver esos partidos, pero son muchos años ejerciendo como presidente y me he perdido ya tantos clásicos por acompañar a nuestros equipos, también a los de categorías inferiores, que me he llegado a acostumbrar».

Los jugadores del CD Cayón antes de un partido de Liga

@CDCayon
En un país donde miles y miles de aficionados comparten la pasión por el fútbol entre el equipo de su ciudad y el Real Madrid o el Barcelona, para seguidores como Alberto Ramírez solo existe un sentimiento, unos colores. En su caso los de la Gimnástica Segoviana, otro de los clubes de Segunda División RFEF que se atreve a coincidir con el clásico. Alberto, un romántico del otro fútbol, será uno de los que no falten en el estadio de La Albuera ante el Pontevedra (17.00 horas). «Te aseguro que estaré. Para un aficionado de la Gimnástica, los partidos de otros clubes, por muy atractivos que sean y por mucho interés que despierten, aunque se trate de un clásico Barça-Real Madrid, deben ser secundarios cuando juega su equipo. La ‘Sego’ es lo primero», explica este fiel del conjunto del acueducto, su socio 267.

«En Segovia, hace unos años, iban al campo unas dos mil personas, ahora apenas hay mil. Quizá sería una buena solución que la Federación reservara una franja horaria para el fútbol modesto, aunque es verdad que es complicado porque en cada ciudad tienen costumbre de jugar a una determinada hora. En Segovia los partidos son los domingos a las cinco de la tarde desde hace muchos años, a las seis en alguna ocasión puntual, pero, insisto, la gente debe apoyar al equipo de su ciudad independientemente de que haya grandes partidos en la televisión de los equipos de la élite», añade el aficionado en su conversación con ABC.

Clubes como el Teruel o el Badalona, que habían fijado sus partidos para el domingo a las 17.00 horas, han ido reprogramando los horarios a lo largo de la semana para evitar una coincidencia que solo unos pocos valientes se han atrevido a asumir, nadie en la Primera RFEF, el tercer escalón del fútbol. En el siguiente peldaño, la Segunda RFEF, el Racing Rioja-Gernika y el Arenas-Mutilvera, ambos a las 17.00 horas, son los otros duelos que compartirán franja con el Barcelona-Real Madrid.

A los cuerpos técnicos y las plantillas de esos equipos, como es evidente, les gustaría poder disfrutar del clásico, pero se deben a sus clubes. «Da pena no poder ver ese partido, pero la prioridad es nuestra propia competición», afirma Gorka Araiz, el segundo entrenador del Mutilvera navarro. Para este técnico, el clásico debería disputarse «en horarios en los que el fútbol modesto no acostumbra a competir, como, por ejemplo, las nueve de la noche». Una propuesta que secunda el presidente del Cayón, aunque ambos son conscientes de que las televisiones mandan. «Debería existir un horario protegido para el fútbol modesto, los grandes pueden adecuarse mejor que nosotros, pero está claro que aquí mandan las televisiones, todos los sabemos».

Los tiempos han cambiado y el fútbol ahora tampoco es ya como antes porque la tecnología permite disfrutar de los partidos a cualquier hora. Una ventaja para aficionados, jugadores y técnicos que no quieren fallar a sus equipos, pero tampoco quieren perderse el clásico. «Posiblemente lo veamos en el autobús de vuelta a casa, pero, una vez que ya conoces el resultado con anterioridad, lo más cómodo y lo que seguramente ocurrirá es que veamos únicamente un resumen o las jugadas destacadas del mismo», asegura Gorka Araiz. Por eso, Alberto Ramírez tiene claro que «los aficionados que este domingo prefieran quedarse en casa o en el bar viendo el clásico que yendo al campo a animar a la Segoviana estarán demostrando que, probablemente, la ‘Sego’ no sea su equipo o quizá sean aficionados al fútbol, pero no a la Segoviana. Para un aficionado de la Segoviana, por mucho que se esté jugando otro partido, por mucho que sea un clásico u otro gran encuentro, lo primero es su equipo, el resto pasa a un segundo plano». Fútbol contra fútbol, un partido entre el negocio y el romanticismo.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

La Policía Nacional ha detenido a un conductor de VTC tras arrastrar 10 metros a un golfista invidente al que se negó a llevar...

Tecnología

Los amigos de lo ajeno vuelven a centrar el tiro en los clientes de CaixaBank. A través de su perfil oficial de Twitter, la...

Tecnología

Es lo que tienen las ciudades de nuevo cuño, levantadas de la nada con un nivel de planificación cuidado al milímetro y filosofía “Smart...

Madrid

El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha el pasado 23 de noviembre un programa de ayudas a la compra de patinetes, bicicletas y motos...

Madrid

La situación en el entorno de Ópera y los Austrias ha empeorado en los últimos meses. Así lo asegura su presidenta, Teresa Hernández, quien...

Cataluña

Desde la invención de la máquina de vapor, que a finales del XVIII supuso la palanca para la mayor creación de riqueza de la...

Cataluña

Antonio Gallego, portavoz adjunto de Vox en el Parlament, sostiene que el ‘procés’ y los ataques a todo lo que representa España y lo...

Cataluña

La portavoz de la Generalitat de Cataluña, Patrícia Plaja, ha señalado este martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo del Govern,...

Advertisement