Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Vinicius estrena omnipresencia

La inicial animosidad físico-táctica del Barcelona no era capaz de engañar a nadie. El Camp Nou iba a ser una silla de dentista indolora. Por mucho que se pulsasen los viejos reflejos, el Madrid no sufrió apenas y la ‘propuesta’ de Koeman (se dice propuesta a lo que no merece llamarse ataque) fue devastada por Vinicius en cuanto descubrió la espalda de Mingueza, que era como la rampa de un parque de atracciones, una lanzadera de emociones.

Dirán que Vinicius se confirmó en el Camp Nou, pero es opinable. Todo lo había hecho ya. Polarizar el juego, conducirlo, aparecer antes que nadie cuando el balón quema, irse de todos, irse desde muy lejos y desde muy cerca, bregar por la banda, ser rápido y potente y duro. La excepcional jugada en la que pidió penalti es uno más de esos eslalons que no hace nadie. A la bicicleta con la que dilata los duelos añade el recurso de prolongar el gambeteo recolocando la jugada: cuando la pelota parece que se le va, incluso si se le va para bien, la pisa y la devuelve al sitio del baile, al surco del tobillo, como si quisiese tener siempre la pelota en suerte de regate, en la disputada situación del duelo.

La memorable jugada de Alaba en el 0-1 contó con la fría asistencia de Rodrygo (20 años, y sin subgénero lírico que lo cante) y la preasistencia de Vinicius, otra cosa que ha hecho muchas veces.

Son gestos que le hemos visto, aunque hay que reconocer un par de importantes novedades. Vinicius estrenó una sensación de omnipotencia, de dominar no solo sus recursos, tantas veces incontrolables, sino el partido: se fue de quien quiso, cuando quiso y como quiso. Y hubo también vislumbres de pases al hueco, de clarividencias benzemescas, de inteligencias y nuevas sutilezas espaciales y, junto a eso, los rasgos del carácter.

Cuando se fue por primera vez de Mingueza (sádicamente expuesto por Koeman), al acabar su carrera se quedó observando el fondo del Camp Nou. Con su gran sonrisa de trompetista, de Satchmo del fútbol, de refundador del nuevo juego alegre, de rápido sobre la rapidez en la que han convertido el fútbol, con esa sonrisa y sin un ánimo retador o polémico, Vinicius se detuvo a mirar el estadio en el que iba a disfrutar. Exhibía una tranquilidad tan grande como para observar él a la grada antes de que todos los ojos se le quedaran prendados.

Cuando al reclamar penalti recibió la habitual intimidación de Alba, se revolvió contra él con maneras de adulto. Su boca no era ya sonrisa juvenil, sino el rostro rugiente de un portento que reclama un derecho natural, suyo, propio, a hablar en el campo.

Esos ademanes recordaban al despertar de Raúl (Alba sería su Vierchowod, porque todo va a menos) igual que su balbuceo del lenguaje de Benzema recuerda a los meses siguientes al debut de Raúl, cuando el avispado cazagoles empezó a pisar con otras maneras la zona del 10.

Seriedad en la segunda

No brilló Vinicius en la segunda parte, pero fue interesante porque Ancelotti perseveró entonces en el retorno a la cautela zidanesca. Se vio la vieja seriedad. En algún momento se formó una línea de cinco atrás en la que Rodrygo hacía de lateral.

El Barça, sin Messi, era como una película de terror sin el terror. Sin la amenaza ominosa, sin el tío de la sierra mecánica, un film de terror deja de dar miedo y se convierte en paródica comedia adolescente, y eso era el Barça. No había hecho un chut y Ancelotti reforzaba la media con Valverde. Esto no salió del todo bien, pero dejó claro que Ancelotti contempla esa variable.

Blindó también el Madrid ese espacio tierno entre Casemiro y los centrales, poderosos de repente. Benzema pudo haber sentenciado y la mayor crítica no sería al conservadurismo de Carletto, sino a las innecesarias dificultades finales por el cansancio de la media. Ancelotti va a tener que exprimir el mismo limón que Zidane, el de Casemiro-Modric-Kroos, administrar sus últimas esencias cítricas.

Muy al final, pero con autoridad, concluyó Lucas Vázquez llegando al gol como llega un jugador de béisbol a la base. Piqué daba golpes al suelo invocando al VAR igual que un indio a un dios de la lluvia.

El Madrid confirmaba el camino: zidanismo retocado con la albahaca de Carletto. Los ‘socis’, en la grada culé, afrontaban un auténtico proceso de recomposición facial. Sus caras, como podían, asimilaban una reversión de décadas. ¡Colágeno a esos rostros! ¡Esfuerzo sobrehumano!

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970) defiende una Cultura para todos. Está dispuesta a colaborar con otras administraciones: «Cuando me dejan, no cuando...

Ciencia

China, tercera potencia en alcanzar la Luna, quiere tenerla también en la Tierra. Prepara una ‘Luna artificial’, una instalación de investigación pionera que permitirá...

Deportes

El Saudi International, que en un principio había sido un eslabón más en la apuesta que Arabia está realizando para promocionarse a través de...

Tecnología

Cuando hace apenas unos días, una dependienta de una tienda de mascotas de Hong-Kong empezó a sentirse mal y a mostrar los primeros síntomas...

Madrid

Las discrepancias en el seno del equipo de Gobierno de Móstoles aumentan de forma proporcional al desarrollo del mandato. La última Junta de Gobierno,...

Madrid

La imagen que agitó el año pasado la política capitalina se repite. Los concejales carmenistas Marta Higueras y José Manuel Calvo se sentaron este...

Cataluña

Los tres concejales de Cs en Sitges (Barcelona) anunciarán hoy que dejan la formación naranja y se incorporan al proyecto constitucionalista de Valents, según...

Madrid

El Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso sigue abriendo brechas contra las políticas que aprueba el Ejecutivo de Pedro Sánchez. En este caso, ha...

Advertisement