Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Mireia devuelve la ilusión

Con Mireia Belmonte da igual cómo haya ido la temporada, que haya tenido una lesión en el hombro que la ha martirizado y le impide defender en Tokio su título de 200 metros mariposa o que apenas haya competido en 2021. Cuando llega a una gran competición, la española tira de talento, la experiencia de sus 30 años y mil batallas, y ese sacrificio que la ha llevado a centrarse en los entrenamientos y en estancias en Sierra Nevada junto a su entrenador Fred Vergnoux. Ella salta al agua y es capaz de ser cuarta en la final de 400 metros estilos y quedarse a 23 centésimas de la medalla de bronce. O de nadar en 4.35 en una final matinal, una marca que no lograba desde 2017, cuando hasta hace dos meses en Roma no había sido capaz de bajar de 4.40 esta temporada. Pero ella es Mireia Belmonte, cuádruple medallista olímpica, y una amenaza para cualquier rival que la descarte con unas medallas de por medio. «Era una final con mucha competencia y no he venido yo aquí con la mejor forma posible, pero creo que he luchado bastante bien y si me dicen hace dos meses que iba a quedar cuarta no me lo creo», explicó ayer la nadadora española en la zona mixta tras la prueba.

Su sonrisa y su forma de expresarse delatan que Mireia ha llegado a Tokio dispuesta a la pelea. Y su parcial final en el estilo libre son un espacio a la esperanza de cara a las pruebas de 800 (final el miércoles) y 1.500 metros (final el sábado) que le esperan por delante en el programa olímpico. De hecho, su entrenador ya había dicho antes de viajar a Japón que Mireia no estaba como en Río, lógico porque la lesión había ralentizado su preparación, pero que no estaba tan lejos, y muestras de su rendimiento dio en semifinales, cuando fue tercera y se ganó el pase a la final. «No esperaba clasificarme», dijo la española. En la matinal de ayer tampoco esperaba estar en la pelea por las medallas. Pero Mireia siempre está en los grandes momentos y su rendimiento de ayer supone un aliciente para la natación española, que parecía haber perdido para estos Juegos a su abanderada, a su referencia. Ese cuarto puesto no es una medalla, pero es un rearme moral para lo que viene. Si Mireia demuestra que está recuperada del esfuerzo –hoy tiene que afrontar las series de 1.500 metros– y en plenas condiciones como se intuyó ayer, por qué no soñar con una quinta presencia en un podio olímpico.

Estupendo final
En la final de los 400 metros estilos, Mireia arrancó con fuerza en la contradictoria para ella mariposa, estilo que domina pero que apenas ha podido tocar por sus problemas físicos. El caso es que Mireia se colocó en la sexta plaza tras la mariposa y la espalda, y daba la sensación de que la final estaba acabada para ella. Pero en el sector de braza inició su recuperación. Llegó a los 300 metros quinta, y en estilo libre se lanzó a por todas. Tanto que se colocó cuarta y se fue a por la estadounidense Flickinger para pelear por el bronce. Sus últimos 50 metros fueron excepcionales, un 30.22 que resultó el mejor parcial de las finalistas –la ganadora Ohashi marcó 32.07– y solo el esfuerzo de la americana para defender el bronce –su parcial final fue precisamente el segundo mejor– impidió a Belmonte volver a subir a un podio olímpico que hubiera sido una enorme recompensa al trabajo contrarreloj que ha tenido que hacer esos meses para poder estar en condiciones en Tokio. Sin embargo, y a pesar de ser un puesto siempre agridulce, la española dio por muy bueno el resultado y ya está centrada en sus próximos compromisos. «Sí, claro que me da ánimo porque no esperaba estar tan cerca de las medallas. Ahora, a prepararse bien de cara a las próximas pruebas», se ha despedido, para dedicarse a pensar en esos 800 y 1.500 metros y el relevo 4×100 mixto que le toca afrontar en Tokio.

En la lucha por el oro se destacó la japonesa Yui Oshashi, que dio la alegría de la jornada a la ausente afición local, mientras que la segunda plaza correspondió a la estadounidense Emma Weyant, con su compatriota Hali Flickinger tercera. 

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Tecnología

Hace unos años dijimos que ASUS lo tenía crudo con su intento de miniPC estilo Raspberry Pi y Arduino y en efecto no hemos...

Atlético De Madrid

La jugada resultó tremendamente reveladora. Un saque de esquina a favor del Athletic acabó convertido en un rápido contragolpe del Atlético armado por De...

Tecnología

Las plantas brillantes no son ninguna novedad, desde hace años se ha experimentado con diferentes métodos para que estas brillen en la oscuridad a...

Internacional

El Partido Liberal del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ganaría las elecciones generales en el país, según las proyecciones de la cadena pública...

Internacional

No tenía por qué acudir de forma presencial. La comparecencia pudo haberse realizado virtualmente, pero el ministro de Finanzas de la gran coalición y...

Internacional

«Todas las relaciones bilaterales pasan por períodos de tensión». Así lo consideró este lunes el secretario de Estado británico de Exteriores, James Cleverly, al...

Internacional

Desde su llegada al poder en 2000, Vladímir Putin ha ido tejiendo un sistema autoritario y opaco de poder que ahora se revela como...

Internacional

Naciones Unidas celebra su gran reunión del año, la semana de su Asamblea General, con las aguas de la política internacional muy revueltas. Tras...

Economía

Gloop nació como un proyecto universitario con la vocación de buscar una alternativa sostenible a las pajitas de plástico. La sorprendente solución: crear cubiertos...

Cataluña

Hablamos con Mauricio Wiesenthal en el Círculo del Liceo, templo de la sociedad civil con vistas a la Rambla. Barcelonés de 78 años, el...

Advertisement