Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

Laporta se queda sin margen para echar a Koeman

Al ver la alineación era ya imposible no tener la sensación de que mientras el presidente del Barcelona hacía lo que podía para aplazar la inevitable decisión de echarle, el técnico holandés no desaprovecha ninguna ocasión de precipitar su marcha, hundido en el más absoluto fracaso. Las peores sensaciones se confirmaron en el minuto dos con un gol de Darwin, mérito sin duda del jugador del Benfica, pero que no habría sido posible sin los errores consecutivos de Eric García y de Pedri; y del que nunca falla, Ter Stegen, que claramente descuidó el palo corto.

Decía Joan Laporta el lunes: «Yo no he echado nunca a ningún entrenador. La salida de Rijkaard fue pactada y mi relación con él, y la del Barça, permaneció intacta». Que Koeman no sea su técnico no significa que tenga ganas de despedirlo, y de hecho se aferró a una victoria tan fácil como la del domingo contra el Levante para aplazar al máximo una decisión que a pesar de todo tiene tomada. Pero ahí estuvo Tintín dejando en Lisboa a todas las jóvenes promesas en el banco, desmintiendo su apuesta por la renovación, premiando a los cojos con la titularidad, y castigando con la suplencia a los que se están dando la cara por este equipo, y en unas condiciones muy superiores a las exigibles por su edad.

Eric por la derecha y Araujo por la izquierda fue otro grave error de salida del cuerpo técnico azulgrana, que quedó corregido en el minuto 9, viendo el poderío de Darwin por la izquierda, y desde entonces Araujo se emparejó con el uruguayo y le siguió eficazmente donde fue. Cuesta de entender cómo pudo cometerse una embarrada tan obvia en la lectura del partido. Tampoco se entendió el gol cantado que clamorosamente falló Luuk de Jong en el 10, parecía como sobornado por los portugueses. En Sevilla le llamaban Luuk ‘fallón’.

El Barça salió asumiendo que es un equipo menor. Se puede ser menor, se puede ser inferior, se puede perder por goleada. Pero es tan deprimente, tan contradictorio con su historia de este club, y con la mentalidad cruyffista de su presidente, que este equipo juegue dándose a sí mismo este trato que hacía pensar que Koeman dejaría a Laporta sin otra opción que cesarle antes del partido en el Wanda. Si el domingo, gracias a la victoria contra el Levante, y a la alegría por el luminoso regreso de Ansu Fati, el holandés se había ganado el plazo extra de «las dos finales de esta semana», todo parecía indicar ayer que la segunda cita no sería necesaria.

Piqué, a la ducha
Pedri con sus balones filtrados y Frenkie de Jong con sus llegadas eran los principales argumentos del Barça, que mejoró su desbarajuste inicial con una presión valiente, trabajada y alta, que iba dando sus resultados, y aunque arriesgando mucho con su tres contra tres defensivo, conseguía encerrar al Benfica en su campo y vivir cerca del área local, pero le faltaba luz en el último tramo de su ataque. Fruto de esta presión, y de este riesgo, Piqué vio la primera y merecida cartulina amarilla, y cuando el árbitro le perdonó muy generosamente en el minuto 30 la segunda, Koeman decidió cambiarlo por Gavi para controlar el riesgo. De Jong –Frenkie– pasó a hacer de Piqué, y Gavi y Pedri de interiores, por delante de Busquets. Fue una solución decepcionante, porque el Barça perdía su principal activo de la noche, que eran las llegadas del holandés.

Se estabilizó el Barça en su nueva realidad perdiendo su originalidad y su mordiente, y su leve mejoría quedó sepultada. Se apagó el equipo, se acabaron las llegadas. Tenía alternativas Koeman, pero nos lo volvió a poner difícil, un poco más difícil todavía, a los que nos resistimos a arrancar su cromo del álbum. Suerte que a Darwin, cansado, se le empezaban a hacer largas las transiciones.

El Barça no estaba haciendo un partido horroroso, pero sí insuficiente. El Benfica no es un mal equipo, pero no es superior ni siquiera a este Barça, de modo que la derrota no era un resultado que en modo alguno se pudiera aceptar, por inevitable. Koeman insiste en autoboicotearse, desde el 11 inicial hasta retrasar a De Jong, que estaba siendo de muy largo el mejor del partido, pasando por el error en la ubicación de Eric García. Hay que reconocerle, en cambio, que fue valiente cambiando a Piqué, que tarjeta amarilla a un lado, asistió al principio de su final. Con la defensa de tres tan adelantada, queda absolutamente superado.

De Jong continuó infiltrado entre centrales, lo que no tenía ningún sentido porque Busquets se había quedado con Rafa Silva, que había retrasado unos metros su posición. El Barça volvió atontado del descanso, frío, perdiendo balones innecesarios. El Benfica avanzó algo sus filas para no tener que defenderse tan atrás; Ter Stegen salió a por uvas en una decisión muy mal tomada y a punto estuvo de conseguir Darwin el segundo, pero la pelota acabó dando en el palo. Mal partido del portero alemán. El Barça perdió el medio del campo, y el Benfica buscaba sentenciar con el segundo.

En el 67, Nico, Coutinho y Ansu, sustituyeron a Busquets, Pedri y Luuk de Jong. Pero lejos de concretarse ninguna esperanza, lo que llegó fue la sentencia que el Benfica, obra de Rafa Silva. Ya no sólo la derrota era preocupante, sino hasta el gol average en caso de empate en el segundo puesto. Por estas cosas ha pasado a preocuparse un Barça perdido, precipitado, abiertamente expuesto a las transiciones del Benfica, que marcó el tercero en el minuto 77, de penalti, por unas manos indiscutibles de Dest. Eric García se autoexpulsó, provocándose una segunda amarilla de libro.

Laporta se quedó sin margen con Koeman, que se demostró incapaz de hacer nada con este equipo, tomando además decisiones claramente contrarias a sus ya de por sí escasas posibilidades. Los sentimientos están bien, y al héroe que Koeman fue habrá que salvarle su pedestal en la memoria. Pero cualquier cosa que no sea anunciar antes del próximo partido su sustituto es aceptar que tú también te quedaste sin pulso, y sin ideas, y que más que la solución, eres parte del problema.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Tierra

El volcán de La Palma ha cumplido cinco semanas de erupción a plena potencia. Lejos de remitir, en la jornada de ayer ha sumado una...

Madrid

La Policía Nacional le da mayor credibilidad, dentro de las distintas hipótesis existentes, a la versión de la madre del niño desaparecido de Morón...

Tecnología

Ayer, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron empezar a poner una dosis de recuerdo (con Pfizer o Moderna) a los dos...

Cataluña

«Una experiencia brutal, ha superado todas mis expectativas, repetiría sin dudarlo», afirmaba Xavi de la Rosa, un joven invidente y miembro afiliado de la...

Economía

A tan solo unas horas de que esta tarde PSOE y Unidas Podemos se vean las caras esta tarde en plena crisis por las...

Economía

El presidente de Aena, Maurici Lucena, ha destacado este miércoles en la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana celebrada en el Congreso de...

Cataluña

Personas «malhumoradas», que «responden con malas maneras», insensibles, y sin voluntad de ayudar al prójimo. Un libro infantil dirigido a niños mayores de cinco...

Economía

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, y el consejero delegado ejecutivo de Endesa, José Bogas, han aceptado de buen grado las correcciones realizadas el...

Advertisement