Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Baloncesto

Así cincela Scariolo a la España de los próximos años

En medio de la noche jiennense, dejando la ciudad a las espaldas, se eleva casi de la nada el Olivo Arena. Nombre característico para un pabellón que es una de las joyas de la ciudad. De reciente construcción, su inversión -alrededor de 20 millones de euros- provocó las dudas de buena parte de los ciudadanos, aunque el resultado ha terminado por despejarlas. Lucía ayer desde el exterior con los colores de España, cuyo duelo ante Georgia daba lustre al recinto en cuyo interior aguardaba el trofeo más preciado. La Copa del Mundo que la selección conquistó en China en el verano de 2019.

Dos años después de aquel éxito, España emprende estos días el camino hacia su tercera estrella. No le sirve a la campeona con el parche que luce en el pecho de su camiseta -«es precioso, queda muy bien y es un orgullo poder llevarlo», reconocía Colom tras el partido-, pues toca bajar de nuevo al barro para pelear por un lugar entre los mejores. Y lo hace la selección, como casi todas, con un equipo de circunstancias en el que no están las estrellas de la NBA ni las de la Euroliga. La disparidad de calendarios hace que todos los países afronten estas ventanas de clasificación con jugadores poco habituales en los grandes torneos, lo que provoca derrotas inesperadas y ausencias mayúsculas.

Para evitar el desastre, hace tiempo que la selección se puso en manos de Scariolo, un técnico especial capaz de sacar el jugo por igual a Pau Gasol que a Jaime Pradilla. Los esquemas del italiano cobran más importancia en ausencia de los grandes talentos y en estas ventanas esos dibujos tácticos son oro. Por eso, los cinco días de preparación que tiene con los jugadores antes de cualquier partido de clasificación son casi como un campamento militar. Los entrenamientos en Guadalajara, cuartel general de la selección desde 2017, son un reflejo de esa intensidad que pide en la cancha. Se le ve mucho más activo al seleccionador, consciente de que el tiempo es poco y la información a transmitir, mucha. Alguno de los convocados como Colom o Brizuela o López-Aróstegui son ya veteranos de estas ventanas, pero suele haber muchos jóvenes que comienzan de cero y es con ellos con los que Scariolo trabaja con mayor atención. «No creo que haya más talento en este grupo que en otros. Hay dos años más de trabajo, de convivencia, de jugar juntos y de conocer los principios. Esto es un proceso. No creo que haya más talento. Hay más cohesión y conocimiento mutuo. En definitiva, hay un recorrido común. Eso sí.», explica el seleccionador.

Estos días se le ha visto especialmente encima de Sima o Pradilla, dos de los llamados a ocupar uno de los lugares vacíos por la retirada de ilustres como los Gasol o Sergio Rodríguez. Con el pívot del Manresa ha quedado especialmente impresionado. «Era el siguiente en la lista y sabíamos que podíamos contar con él. Nos ha sorprendido Sima, ha estado muy serio y se ve que está en un club que crea un ámbito de jugar bien al baloncesto, de pensar. Es una excelente noticia tanto en su caso como en el de Guerra. Si la comparación es con Pau y Marc no salimos del bucle. Si la valoración es objetiva, en lo que tenemos entre todos, incluyendo los que están en la NBA (a nivel de juego interior no hay mucho en Eurliga o ACB) no es la posición en la que estamos más carentes, en absoluto», explicaba Scariolo. Bajas como las de Pau y Marc (o las que vendrán antes del verano como consecuencia del desgaste de la temporada) hacen que estas ventanas sean esta vez un escaparate para hacerse un sitio en el vestuario del siguiente gran campeonato. «Yo voy a trabajar para que el seleccionador crea que puedo ser uno de los elegidos. No puedo hacer más», reconocía con cierta resignación Jaime Fernández tras haber sumado trece puntos contra Georgia. No hay muchos fijos y el grupo lo sabe. Así, ante Macedonia del Norte el pasado viernes se pudo ver ya que nadie ha venido de paseo a estos encuentros de clasificación cuyo horizonte está en el Eurobasket de 2022.

Para él ya está clasificada España, que anoche ante Georgia trataba de encarrilar su presencia en el Mundial de 2023. El conjunto del este amaneció con la baja de su gran estrella, Toko Shengelia, lesionado ante Ucrania y al que el CSKA le pidió prudencia frente a la selección. Se quedó sin jugar el pívot, pero no viajó precipitadamente a Rusia, mostrando una vez más el compromiso con su país.

Sin él en la pista, el duelo se allanó un poco más para España, aunque Georgia seguía siendo un rival temible que cuenta con el último MVP de la ACB -Shermadini- y con el nacionalizado McFadden, aunque con una rotación más corta. En el primer apunte de Scariolo para solventar el duelo estaba la velocidad. Tocaba correr, llevar el choque a un plano físico que desgastara a las dos estrellas rivales -tres si tenemos en cuenta al bético Burjanadze- y por ahí se acortaron los tiempos en pista. Se sucedían los cambios para que no bajara el ritmo, lo que le fue dando a España las primeras ventajas (23-15, min. 10), aunque fue con el primer descanso a Shermadini cuando se disparó la selección, que firmó un parcial de 22-2 y dejó casi sentenciado el duelo (38-19, min. 17).

Se limitó a controlar los daños España en la segunda parte, aplicando la misma receta de intensidad y talento que le había ido tan bien en el inicio. Victoria que le deja como líder en solitario del grupo y le acerca a esa Copa Mundial que ayer fue testigo del crecimiento de este grupo cincelado por Scariolo cuya mirada está puesta ya en el próximo verano, cuando la renovación en el vestuario de España tenga que dar un paso más. «En esto de la selección hay unos peldaños que se van subiendo. La sub-16, sub-18, sub-20, la selección de las ventanas y la absoluta. Son equipos diferentes, pero hay bastante osmosis entre los que forman parte de uno u otro equipo. Algunos han ido a la olimpiada, otros han sido campeones del mundo… cuanto más terminen su trayectoria esas leyendas de las que hablábamos, más sitio habrá para los demás. La puerta está abierta, si ponen los dos pies dentro, estaremos contentos de ampliar la familia. Pero ya veremos en verano qué hacer…», concluía su rueda de prensa Scariolo, que aún pasará un día y medio en España antes de volver a Italia, donde vive desde el pasado verano tras dejar la NBA y fichar por la Virtus Bolonia.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

Casi 700 kilómetros separan Madrid de Santiago de Compostela. Una distancia que convierte en todo un reto emprender el Camino, el único con mayúsculas,...

Madrid

Las aguas residuales de Madrid se analizan diariamente para ver su nivel de carga vírica. El Covid-19 ha empezado a bajar en todos los...

Madrid

Nuevas detenciones por el atropello mortal de El Álamo, el trágico desenlace en julio de 2020 de una reyerta entre dos clanes durante una...

Madrid

El Prado y el Thyssen echan el cierre por estos días de sus exposiciones temporales, ambas buenísimas, del arte barroco andaluz de Murillo el...

Arte

1939: Lilly Cassirer Neubauer vende el cuadro por debajo de su valor de mercado a Jakob Scheidwimmer, marchante y miembro del partido nazi, con...

Cataluña

Cuando la sexta ola todavía mantiene en alta tensión la atención sanitaria así como el sector educativo de Cataluña, la Generalitat ya piensa en...

Ciencia

Neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han descubierto una señal que los bebés utilizan para identificar a las personas de más confianza, aquellas...

Internacional

Dos policías de Nueva York fallecieron este viernes en un tiroteo en Harlem, en medio de una intensificación de ataques con armas de fuego...

Advertisement