Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Deportes

El Atlético también sabe jugar bien

En una tarde de torrencial, por fin un gran Atlético, ambicioso para buscar más goles que el primero y serio como para recuperar el cero en la portería de Oblak, que no es tan habitual en los últimos tiempos. No tuvo rival en el Betis, sin Fekir y sorprendente para mal durante toda la pelea, y regaló a sus fieles una goleada muy entretenida, qué menos después de aguantar semejante chaparrón. Sin sufrir, y jugando muy bien por momentos, los colchoneros bailaron a un enemigo menor y todo fueron buenas noticias antes de afrontar la batalla del miércoles en Anfield, palabras mayores. Siempre será mejor llegar a Liverpool con estas sensaciones, eso seguro.

A este Atlético tan imprevisible le salió ayer una tarde redonda, impulsado por la electricidad de un Carrasco arrollador y por la seriedad de un bloque que por fin funcionó como tal. Llevaba todo el curso yendo a rebufo, siempre con la obligación de remontar el gol de turno por esos inicios deficitarios en sus partidos, y ante el Betis recuperó la esencia del equipo que fue. Restablecida la defensa de cinco, De Paul le puso el alma en el centro del campo y Koke se sintió a gusto con el argentino a su lado, confeccionado este equipo para lo que gusta a Simeone. Cuando se ha desviado de su realidad, las cosas han salido reguleras, pero hay quien insiste, y puede que no le falte razón, en exigir más a una plantilla descomunal. En cualquier caso, el 1-0 ha sido la razón de ser del Atlético en los últimos años y le ha ido de maravilla, es innegable.

En el diluvio madrileño, con una entrada estupenda en el Wanda (más de 56.000) pese a lo inhóspito del clima, se cruzaban dos equipos de tendencias muy distintas, inquieta la parroquia rojiblanca porque sus muchachos habían perdido parte del hechizo del Metropolitano (dos triunfos en siete encuentros). Del Betis, todo flores con un equipo al alza, asentado en la parte noble de la tabla y con el sentimiento generalizado de que hace las cosas muy bien. Y así fue durante su puesta en escena, pero en realidad esa efervescencia le duró diez minutos y ya, empequeñecido una vez el Atlético se puso a jugar a lo grande. Estuvo siempre en la zona de peligro y a los 18 minutos, en una acción muy vertical, Griezmann exigió a Bravo con un disparo durísimo, paradón del chileno.

Poco después llegaría la maravilla de Carrasco, cuyo renacer tras su paso por China es alucinante. Se fue a hacer dinero y en su regreso ha sido más y mejor, ahora mismo un futbolista básico para este Atlético. Dejó tieso a Montoya con un recorte terrible y destrozó el balón con la zurda para que entrara por el supuesto palo del portero, incapaz esta vez de intuir por dónde iba el misil. Premio a los mejores minutos del Atlético, que se fue a la caseta con seis tiros a puerta. Que sirva el dato para entender dónde transcurrió casi todo el juego.

A por más
Pellegrini, muy disgustado, movió ficha y cambió las bandas dando entrada a Tello y Ruibal, todo igual en el Atlético. Estaba el partido más abierto, con algo de latido en el Betis, pero mayoritariamente las ocasiones eran rojiblancas. Nada más empezar el segundo acto, cabezazo de Luis Suárez que se fue por un palmo. Dos minutos después, gol anulado a Hermoso por un fuera de juego milimétrico. Al rato, otro achuchón de Luis Suárez y, la más clara, un remate del uruguayo que Bravo desvió a saque de esquina de manera portentosa. Y ahí, en la jugada posterior, llegó el segundo, por fin un respiro para el Metropolitano, que celebró como si fuera de uno de los suyos el autogol incomprensible de Pezzella, quien cabeceó el córner hacia su propia portería sin que se sepa muy bien el motivo. Gol, a fin de cuentas, y alegría mayúscula para el Atlético, que en todo ese pasaje solo se inquietó con una aproximación muy puntual de Willian José.

Quizá lo mejor del equipo de Simeone, al que le también en el palco le llevan los demonios con tanto aspaviento (cumplía sanción), fue que no hizo lo de siempre e incluso tuvo la opción de un tercero. El diluvio pasó a tormenta, empezaba a pesar el campo más de la cuenta y Joao Félix, que dio descanso a Luis Suárez y llevaba ocho meses sin marcar, acertaba para finiquitar una tarde plácida y divertida para el Atlético, que el miércoles se la juega en Europa en Anfield. Del Betis, esta vez, nada de nada, más pendiente del derbi de la próxima semana que de otra cosa.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

El constructor Justo Gallego dedicó su vida a una sola cosa: la Catedral de Mejorada del Campo. Este edificio, su proyecto vital, empezó a...

Madrid

La Policía Nacional busca a los autores de una brutal paliza que casi le cuesta la visión del ojo derecho a un vecino español...

Madrid

Vino de Madrid, queso de leche de cabras de la sierra madrileña, aceitunas de Campo Real, aceite de oliva virgen de la región, melones...

Tecnología

Es la pregunta más habitual cuando pagamos con tarjeta: «¿Quieres copia?». Aquí tenemos dos opciones; o bien la rechazamos dando las gracias o recogemos...

Cataluña

El Juzgado de Instrucción 3 de Manresa ha decretado este lunes prisión provisional sin fianza para la mujer que el domingo confesó haber matado...

Cataluña

Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte de un hombre esta mañana en Cerdanyola del Vallés (Barcelona). El suceso se ha producido sobre las 8.00...

Tecnología

2021 se va acercando a su fin. Nos encontramos a las puertas de diciembre, la Navidad y las tan ansiadas vacaciones tras un noviembre...

Ciencia

Un equipo internacional de investigadores del Forward Search Experiment, dirigido por físicos de la Universidad de California, ha conseguido, por primera vez, detectar candidatos...

Advertisement