Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

Al menos una veintena de criminales peligrosos, entre los afganos evacuados por Alemania

Un total de 4.587 personas fueron evacuadas de Kabul en vuelos militares alemanes hasta el cierre del aeropuerto. 469 eran ciudadanos alemanes y 168 empleados afganos que habían estado colaborando con empresas o instituciones germanas. El resto debería corresponder a ciudadanos afganos cuya seguridad estaba comprometida bajo el régimen talibán, pero 257 de esas personas entraron en los aviones del ejército alemán sin ser correctamente identificados. Estamos hablando de una situación caótica, escenas de evacuación dramáticas en las que la verificación de los documentos era extremadamente difícil y en la que en muchas ocasiones primaba la fuerza. «Cualquiera que fuera joven, hombre, fuerte y dispuesto a usar la violencia para pasar por encima de los demás, tenía más posibilidades de llegar a los aviones», ha descrito un participante en la operación. Solo después de que estos afganos acogidos hayan llegado a Alemania ha sido posible iniciar un correcto proceso de verificación de las identidades y, para sorpresa de las autoridades alemanas, unas veinte personas, a las que el ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, ha descrito como «criminales de alto calibre», están fichadas por las fuerzas de seguridad internacionales.

Hay unos 20 casos «que son relevantes para la seguridad, que ahora están en Alemania y que no pueden ser deportados a Afganistán», ha informado Seehofer durante un encuentro en el Club de Prensa de Múnich. Entre esos delincuentes hay violadores condenados y al menos un hombre que, según la opinión unánime de Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña, ocupa «un puesto aún más alto» en el escalafón de la criminalidad, según el ministro. Otros casos permanecen a la espera de su identificación, tras comprobarse que subieron al avión con documentos falsificados.

Cuatro de los evacuados habían sido anteriormente deportados de Alemania a Afganistán, hace años, y han conseguido volver a colarse en el país. Según información de la Agencia de Prensa Alemana (DPA), varios de los nombres están fichados en el centro conjunto antiterrorista federal y estatal. «Dos delincuentes han sido trasladados a un centro penitenciario sobre la base de órdenes de detención abiertas», ha reconocido el portavoz del Ministerio del Interior, Steve Alter, y otros dos afganos evacuados están «todavía bajo custodia de las autoridades, esperando una decisión».

Un ejemplo de los delincuentes infiltrados entre los refugiados es Sardar Muhammed M. Había sido deportado desde Alemania a su país de origen, Afganistán, en febrero de 2019 y llegó de nuevo a Frankfurt en un avión procedente de Tashkent el 24 de agosto, después de haber volado previamente desde Kabul. En 2012, el Tribunal Regional de Múnich condenó a M. a ocho años y tres meses de prisión por violar y abusar sexualmente de su hija durante años. El primer asalto ocurrió cuando la hija tenía nueve. En el momento de su deportación a Afganistán, todavía le quedaba una sentencia de prisión de 177 días por cumplir. Después del control de identidad de los evacuados en el aeropuerto de Frankfurt, fue arrestado de nuevo y actualmente se encuentra en la prisión de Frankfurt-Preungesheim. En la orden de expulsión de la ciudad de Múnich, que entró en vigor legalmente en 2015, decía: «Las autoridades de inmigración ven un riesgo muy específico de que se repitan más delitos sexuales masivos después de su liberación de prisión». Todavía no ha sido aclarado cómo Sardar M. logró encontrar una plaza en uno de los aviones de la Bundeswehr.

Otro caso es el de Khwahja Rashed S., condenado a dos años y seis meses de prisión por agresión peligrosa con armas. Había sido deportado el pasado mes de febrero. También está de vuelta en Alemania y recluido en prisión, pero será puesto en libertad en 86 días. Entre los evacuados figura también Omed F., condenado por agresión sexual y violación, deportado en febrero y que tenía prohibido volver a ingresar al país hasta febrero de 2024. Khwaja Obaidullah A., condenado en Alemania por tráfico de drogas, agresión y allanamiento de morada, pertenece también a este grupo de deportados en febrero y que vuelven ahora a caminar por las calles de Alemania.

El semanario ‘Der Spiegel’ ha informado, por su parte, de que al menos cinco miembros de alto rango del Gobierno afgano han sido trasladados a Alemania, incluido el exministro de Relaciones Exteriores Mohammed Hanif Atmer y el exasesor de seguridad nacional Rangin Spanta.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Cataluña

Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte de una persona que fue hallada sin vida la noche de este martes dentro de un vehículo en...

Bienestar

Desde hace años la ciencia estudia qué factores ambientales –como las infecciones víricas– durante el desarrollo prenatal temprano pueden ser un factor de riesgo...

Tecnología

“Mi hijo. 14 añazos. Llorando como una madalena porque no le compramos un móvil. Ya nos cuesta que haga los deberes, que estudie, que...

Deportes

Se sabe sentenciado Ronald Koeman, que prepara el partido ante el Cádiz consciente de que sube al cadalso tras sus tropiezos ante Bayern y...

Internacional

El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, ha dado positivo por Covid-19 mientras se encuentra en Nueva York con la delegación brasileña que...

Economía

La mayoría de los autónomos aún no han recuperado su negocio, muchos tienen serias dudas de poder hacerlo y asisten como mucha intranquilidad a...

Deportes

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Economía

Tras dos días de vacaciones y mucha incertidumbre por la crisis del gigante chino de la construcción Evergrande, este miércoles reabrían las Bolsas de...

Deportes

El Rayo Vallecano sigue firmando un gran regreso en la máxima categoría del fútbol español después de imponerse al Athletic Club (1-2) en un...

Madrid

Está bien pasear por una ciudad que no es la tuya por cuestión generacional. Está bien ir al templo del Café Gijón, bajo el...

Advertisement