Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

Washington y Rabat eluden a Pedro Sánchez

La confianza es esencial para las relaciones entre los Estados, que son las duraderas, aunque la gestión que puedan hacer los gobiernos de uno y otro signo condicionan su estado de salud. Desde que llegó Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno las relaciones de Estado en materias clave como la seguridad y defensa o la lucha contra el terrorismo con los Estados Unidos y con Marruecos se mantuvieron, aunque la información de Inteligencia bajó su flujo varios niveles, y los contactos entre los gobiernos sufrieron una gran pérdida de confianza. Las decisiones de Sánchez a la hora de elegir sus socios para llegar al Palacio de la Moncloa se han demostrado erróneas a la luz de los resultados en capitales tan sensibles para los intereses de España como son Washington y Rabat. Además, el alejamiento de Sánchez del eje franco-alemán está causando muchos dolores de cabeza a la hora de defender las posiciones españolas en la UE. Algo que también ocurre en la OTAN.

Ni siquiera la salida del Ejecutivo de Pablo Iglesias ha logrado, de momento, encauzar la disponibilidad de Marruecos para celebrar la Reunión de Alto Nivel entre los dos gobiernos, prevista para noviembre, aplazada aparentemente por la crisis del coronavirus para el mes de febrero, y sin fecha prevista, quizá antes del verano, en estos momentos. Entonces, la agenda del Rey Mohamed VI no podía hacer un hueco para recibir en audiencia a Pedro Sánchez y ahora no parece que la predisposición haya mejorado. El monarca y el entorno de poder marroquí colocaron a Sánchez como persona non grata por su firma en 2011 de un informe del National Democratic Institute, de los demócratas norteamericanos, muy crítico sobre las condiciones políticas y sociales en Marruecos.

Recordemos que Pedro Sánchez tardó seis meses en ser recibido en Rabat por Mohamed VI en 2018. En estos momentos, con las fronteras marroquíes cerradas, el virus lo justifica casi todo, pero la realidad es que España sigue sin reaccionar adecuadamente a la dinámica desatada por la decisión de la Administración de Donald Trump de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental. Una decisión que no ha revertido en el tiempo que lleva en la Casa Blanca el nuevo presidente, Joe Biden. Se está tomando su tiempo pero en cualquier caso, las maniobras militares African Lion de Marruecos y Estados Unidos del próximo mes de junio incluyen, por primera vez, el Sahara Occidental. La reacción del Gobierno español a la iniciativa de Estados Unidos, que obligó a aplazar la Reunión de Alto Nivel, no ha sido en estos meses la que esperaba Marruecos. Sobre todo, cuando la ministra de Asuntos Exteriores española, González Laya, aseguró que había que presionar para que el presidente Biden revirtiera la decisión porque la situación del Sahara solo compete a la ONU.

En el caso de la relación entre Washington y Madrid, a nivel de Estados, hace un mes se prorrogó el convenio militar que regula, entre otros aspectos, la presencia norteamericana en las bases de Rota y Morón y se descartaba una supuesta opción de traslado a Marruecos. Dos días después, Estados Unidos levantaba los aranceles a productos alimentarios españoles y de otros países europeos. Pero han pasado cuatro meses desde su llegada a la Casa Blanca y Joe Biden sigue sin llamar a Pedro Sánchez, aunque sí lo ha hecho recientemente al primer ministro de Grecia y anteriormente, varias veces, a los dirigentes de Francia, Alemania, Reino Unido, Italia e Irlanda, entre otros líderes internacionales.

En este caso, no es el virus lo que justifica que no funcione el número de Sánchez en el móvil de Biden, es que España está en permanente campaña electoral, catalanas y madrileñas, y es costumbre diplomática norteamericana no influir con gestos o llamadas. En este caso, la relación del Gobierno de coalición español con Venezuela podría explicar el escaso interés, por no hablar de desconfianza norteamericana. El caso Delcy en Barajas y la ayuda a la compañía Plus Ultra son algunas piezas muy disonantes para la administración Biden. Sin olvidar que la fragata española Hernán Núñez abandonó a la flota norteamericana a media misión por su cercanía en aguas del Golfo y la tensión con Irán. Pérdida de confianza.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Nacional

Se suele decir que la política es como un maratón y que los que corren muy rápido se arriesgan a acabar reventados en los...

Deportes

George Russell le preguntó a Valtteri Bottas si estaba tratando de matarlos a ambos después de que los dos pilotos chocaran en el Gran...

Nacional

No pocas veces la realidad supera la ficción con historias dignas de épicas novelas. Esta historia tiene que ver con Sevilla como uno de...

Nacional

Leo con estupor en un periódico económico cómo se plantea en términos guerracivilistas la batalla electoral de Madrid. Pero no, no piensen en 1936,...

Nacional

A día de hoy, más de 840 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus han llegado a brazos en todo el mundo. Esto...

Nacional

Las atípicas Navidades de 2020 vinieron acompañadas de grandes dosis de alarma debido a la expansión de nuevas variantes del coronavirus SARS-CoV-2. Una de...

Nacional

Esta semana Dinamarca anunciaba que dejaría de utilizar la vacuna de Oxford/AstraZeneca. Lo hacía con un comunicado en el que recordaba la evaluación positiva...

Nacional

Carmen López consiguió que su madre fuese derivada de una residencia de ancianos al hospital porque se saltó el estado de alarma en abril...

Nacional

El negocio de las aseguradoras no cerró en 2020 el mejor de sus años. La pandemia provocó un desplome de sus ingresos, que cayeron...

Nacional

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció un nuevo plan de estímulo de 1,9 billones de euros cuando llegó a la Casa Blanca,...

Advertisement