Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

El Parlamento israelí aprueba por un voto de diferencia al nuevo Gobierno y pone fin a la era Netanyahu

Naftali Bennett es el nuevo primer ministro de Israel tras una tensa jornada en la que el parlamento ratificó el gobierno del cambio formado por ocho partidos entre los gritos e insultos diputados ultranacionalistas. La votación acabó con 60 votos a favor y 59 en contra. La coalición del cambio, que va desde la extrema derecha hasta el partido islamista, cumplió con un pacto que pone fin al mandato de doce años de Benjamín Netanyahu y abre la puerta a una nueva era. Bennett, exempresario y exlíder de los colonos de Israel, de 49 años, será la cabeza de un gobierno rotatorio que en el plazo de dos años pasará a manos del centrista Yair Lapid, que hasta entonces será ministro de Exteriores. Netanyahu anunció que pasará a liderar la oposición con el objetivo de «derribar este mal gobierno lo antes posible».

El gobierno número 36 del Estado judío llega después de que el país celebrara cuatro elecciones en menos de dos años. Lapid fue el responsable de desbloquear la situación con un pacto anti Netanyahu que ha unido a ocho partidos en una coalición que contará con 27 ministros, nueve de ellos mujeres. Pese a los reproches diarios y a la mala relación personal, Bennett no quiere fisuras en la seguridad y, según reveló el analista Barak David, pidió al asesor de seguridad nacional de Netanyahu, Meir Ben Shabbat, que se mantenga en su puesto durante la fase de transición. Una de las primeras cosas que hará Bennett tras jurar el cargo será recibir un informe detallado de los servicios de inteligencia.

Discursos entre gritos
El parlamento fue el centro de atención durante toda la jornada. Bennett fue el primero en dirigirse a la cámara, pero le costó empezar a hablar debido a los gritos de diputados radicales de Sionismo Religioso como Itamar Ben Gvir, que finalmente fue expulsado de la sala. Parlamentarios del Likud también interrumpieron al líder de Yamina al grito de «vergüenza» o «mentiroso». Bennett decidió acortar su discurso, arrancó dando las gracias a su antecesor y exmentor, Netanyahu, «por todos sus logros al servicio de Israel», se presentó como un primer ministro «para todos los israelíes» y adelantó que «Israel no permitirá que Irán consiga el arma atómica».

El tono conciliador de quien se sabía ganador en el voto de confianza, contrastó con el tono desafiante de un dolido Netanyahu quien adelantó que «si nuestro destino es estar en la oposición, lo haremos con la frente en alto, haremos caer a este mal gobierno y volveremos a dirigir al país a nuestra manera (…) ¡Volveremos pronto!» Calificó al partido de Bennett de «falsa derecha» y respondió a sus palabras sobre Irán diciendo que la república islámica «celebra la nueva coalición porque percibe que ahora hay un gobierno más débil».

Fiesta a las puertas
Mientras los dos grandes protagonistas del día cruzaban discursos y miradas, a las puertas del parlamento los detractores de Netanyahu montaron una fiesta de despedida en la que no paró de sonar la música desde el inicio de la sesión parlamentaria. «Empieza una nueva era y usando el eslogan de Trump pido a Bennett que haga Israel grande nuevo, que acabe con la fuerte división interna y acabe con las maneras dictatoriales de un líder corrupto como Netanyahu», en palabras de Ido, joven que ha participado en las movilizaciones anti Netanyahu de los últimos meses.

Fue una fiesta con un ojo de manera permanente en el móvil para conocer la marcha de la votación. «Hay que cruzar los dedos y esperar que ningún diputado cambie el sentido del voto. En mi vida apoyaría a Bennett en unas elecciones, pero al menos es un político no corrupto y que ha llegado hasta el poder a través de medios democráticos, vamos a darle una oportunidad», confesaba una excitada Karem, que llevaba una pancarta en la que se podía leer «hoy es el final del comienzo».

A pocos metros, separados por un fuerte cordón policial, una decena de seguidores de Netanyahu acudieron a mostrarle su apoyo en esta jornada de derrota. Bandera nacional en mano, no se cansaron de llamar «traidor» a su nuevo primer ministro. En el Muro de los Lamentos de la Ciudad Santa los seguidores de los partidos ultraortodoxos organizaron una plegaria contra el gobierno de coalición, que es mayoritariamente secular. Bennett hereda un país roto por los últimos doce años de Netanyahu.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Deportes

Si tengo que quedarme con las que entiendo que son las dos imágenes del atletismo español en unos Juegos elegiría la de Ruth Beitia...

Deportes

Hace años que Pau Gasol se coronó como primer europeo en ser elegido novato del año. El mejor de los mejores entre los recién...

Deportes

El balonmano español, tradicionalmente, aspiraba siempre al podio en chicos y a a clasificarse para competir en chicas. Eso ha cambiado. Y de qué...

Deportes

España se presenta en Tokio con una selección formada por 9 nadadores para las pruebas de la piscina y las esperanzas puestas en Hugo...

Deportes

Los últimos Juegos en los que participó Javier Gómez Noya se saldaron con una medalla de plata para el triatleta español. Fueron los de...

Madrid

Este año, después de la histórica tormenta Filomena, la operación asfalto ha cobrado suma importancia para renovar el pavimento dañado por la duradera acumulación...

Madrid

Dos incendios en Loeches y Fuente el Saz de Jarama cercaron ayer la zona este de la Comunidad de Madrid, dejando un balance de...

Opinión

No está Ximo Puig en condiciones de dar lecciones de redistribución y progresividad fiscal, ni de pedir para Madrid un impuesto especial. Alineado con...

Tecnología

Según a qué nos dediquemos, qué recordemos de la ESO o puede que según nuestras aficiones, estaremos más o menos familiarizados con la medición...

Madrid

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Pozuelo de Alarcón ha acordado este viernes prisión provisional comunicada y sin...

Advertisement