Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

El precio del burka se multiplica en Afganistán tras la llegada de los talibanes

El precio de los burkas se ha duplicado y en algunos casos incluso ha llegado a multiplicarse por cinco en Afganistán tras la vuelta de los talibanes. Aunque estos tratan de tranquilizar al mundo con una imagen relativamente moderada en su regreso al poder, las mujeres han decidido volver al velo para seguir la ley islámica y así protegerse. El aumento de su precio, por tanto, podría deberse a un aumento de la demanda de mujeres buscando no contradecir la doctrina de los nuevos gobernantes. No obstante, aún no se ha impuesto su obligatoriedad.

La huida del presidente Ashraf Ghani el pasado domingo y la retirada del Ejército afgano marca el comienzo de un nuevo régimen en el que, según el portavoz del movimiento integrista, Zabihullah Mujahid, se respetarán los derechos de las mujeres pero «dentro del marco de la ‘sharía’», la ley islámica bajo la que se regirá el emirato recién instalado. «Van a trabajar hombro con hombro con nosotros», anunció Mujahid, que quiso dar garantías a la comunidad internacional de que bajo su régimen «no habrá discriminación».

Aún así muchas temen que vuelvan a imponerse medidas que violan directamente sus derechos y atacan a su integridad, al igual que lo hicieron entre los años 1996 y 2001. La Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán (RAWA) recoge en 29 puntos las prohibiciones, castigos y restricciones que sufrirían las mujeres, entre los que se encuentra que las mujeres tienen prohibido salir de casa si no van acompañadas de su ‘mahram’ –hombre de parentesco cercano, como padre, hermano o marido–, que el trabajo femenino queda terminantemente prohibido fuera de los hogares, salvo doctoras y enfermeras para atender a mujeres, y que las mujeres no pueden mostrar ninguna parte de su cuerpo en público, por lo que están obligadas a llevar un velo largo que les cubre incluso el rostro (burka).

Tan solo un día tras la toma de Kabul, el cambio de poder ya se empezó a reflejar en las mujeres. Este es el caso de la corresponsal de la CNN, Clarissa Wardras, que pasó de vestir de color a usar un velo islámico que solo permitía verle la cara. No obstante, la periodista aclaró posteriormente que siempre ha usado pañuelo en la ciudad, pero «no con el pelo completamente cubierto».

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Internacional

Como en los tiempos de la extinta Unión Soviética, también hay canje de prisioneros en la ‘Nueva Guerra Fría’ que libran Estados Unidos y...

Economía

El precio de la electricidad no da tregua ni durante el fin de semana, fechas en las que en teoría las tarifas deberían ser...

Deportes

Aunque la mañana de foursomes estuvo marcada por los éxitos individuales de Sergio García, estos no tiraron del resto de sus compañeros en la...

Cataluña

Han pasado más de cuatro años desde los atentados de Barcelona y Cambrils, y los dos agentes de los Mossos d’Esquadra que abatieron en...

Madrid

Más Madrid propone instalar en el Metro y otros medios de transporte público contenedores para reciclar envases, y a cambio ofrecer descuentos a los...

Madrid

También Madrid tiene su ermita pegada al río, con un atrio al aire libre, ayer repleto de miles de lavanderas que no dejaban oír,...

Madrid

La capital va a cerrar este año con un crecimiento del PIB del 8,1 por ciento. Y el que viene, con un 5,6 por...

Madrid

En torno a 22.000 viviendas de la Comunidad de Madrid serán rehabilitadas gracias a los fondos europeos de recuperación. Es el cálculo que hace...

Tecnología

De Atacama se dice que es el desierto más seco del mundo. Llueve tan poco que, cuando lo hace de manera algo más notable,...

Opinión

La inesperada detención de Carles Puigdemont por la Policía italiana y su posterior puesta en libertad -sin limitación alguna y hasta que declare el...

Advertisement