Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

Detienen a un sacerdote griego por echar dos litros de ácido a siete obispos de la Iglesia ortodoxa

La policía arrestó este miércoles a un sacerdote que atacó a varios obispos en el Monasterio de Petraki, en Atenas, al rociarlos con dos litros de ácido.

Los siete obispos, que se estaban reuniendo para considerar la posibilidad de deponer al sacerdote por mala conducta, sufrieron quemaduras en la cara y las manos y fueron trasladados de urgencia al hospital, informa Reuters

Un guardia del monasterio, que logró atrapar al sacerdote en la puerta del monasterio, también sufrió quemaduras y fue trasladado al hospital.

El sacerdote de 37 años había sido destituido en primera instancia y el miércoles por la tarde el Tribunal sinodal de apelación debía confirmar su destitución, según informa el medio Ta Nea. Su mala conducta estaría relacionada con la posesión de drogas, y con otros comportamiento que habían sido censurados ya en el pasado, como el ataque a una mujer, o haberse casado con una.

Durante el proceso de anunciar la decisión, el monje de repente sacó las botellas con el ácido, rociando el líquido cáustico en las caras y manos de los metropolitanos, hiriendo a siete de ellos.

El guardia lo detuvo
El guardia, que se encontraba fuera del Monasterio de Petraki, escuchó las voces y cayó sobre él mientras también era atacado con el líquido en las extremidades inferiores y superiores, relata el medio.

El sacerdote, según la información, fue rápidamente detenido, ya que una patrulla policial pasaba por la zona. El autor ha sido trasladado a la Subdirección de Seguridad de Atenas, donde se encuentra detenido.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Según el relato de uno de los obispos atacados, el exsacerdote «fue bastante certero y los siete fuimos golpeados en la cara por lo que contenía la botella y desde la distancia». El ataque comenzó «cuando le informaron que su apelación no fue aceptada y que ya estaba despedido, sacó la botella y empezó a rociarnos el líquido. La botella era grande, de dos litros, la sostenía con ambas manos», recuerda Artis Kallinikos. «El no dijo nada. Tenía la botella en una bolsa. Cuando vi que sacó la botella, lo primero que pensé fue que era agua bendita. Mi mente pensó en otra cosa».

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Tecnología

Según a qué nos dediquemos, qué recordemos de la ESO o puede que según nuestras aficiones, estaremos más o menos familiarizados con la medición...

Madrid

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Pozuelo de Alarcón ha acordado este viernes prisión provisional comunicada y sin...

Opinión

Recién nombrado secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Rafael Simancas aseguró ayer que en el caso Plus Ultra, ya judicializado, el Gobierno...

Internacional

La Fiscalía de El Salvador ordenó la detención del expresidente del país Salvador Sánchez Cerén por presunto blanqueo de capitales durante su etapa como...

Cataluña

Tres (todos independientes) de los once miembros de la Junta de Gobierno del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) dimitieron el lunes, solo unas horas...

Gastronomia

En 1983, Pablo Juárez, Aniceto Mesías y Marcelino Díaz elaboran 5000 botellas de cava en Bodegas Inviosa (antes, una se descorchó en la Fiesta...

Economía

El BCE ha levantado el veto al reparto de dividendos a la banca, la cual podrá volver a remunerar a sus accionistas desde el...

Deportes

Jornada redonda hoy en Puerto Real, Cádiz, para el segundo asalto del Campeonato Ibérico de Optimist que se celebra en el IX Trofeo de...

Deportes

Ha sido el gran ausente de la ceremonia de inauguración y a la hora de los discursos oficiales, tanto la presidenta de Tokio 2020,...

Deportes

Las ceremonias de apertura de unos Juegos Olímpicos son a veces bonitas y a veces emocionantes, tienen ratos sorprendentes y ratos anodinos, sirven para...

Advertisement