Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

La joven británica que se unió al Estado Islámico en Siria no podrá regresar al Reino Unido

Shamina Begum es una joven londinense de ascendencia bangladesí que hace seis años, cuando tenía solo 15, decidió escapar a Siria para unirse al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) junto a dos amigas. Fue en febrero del 2019, justo dos años después de haber huido de la capital británica vía Estambul con sus compañeras de instituto Kadiza Sultana, de 16, y Amira Abase, de 15, cuando fue encontrada embarazada de su tercer hijo en un campo de refugiados al norte del país, tras haberse casado con el holandés Yago Riedjik, convertido al islamismo y posteriormente encerrado en prisión. El bebé murió poco después, corriendo así el mismo destino que sus hermanos. La joven, que actualmente tiene 21 años, declaró entonces al periodista Anthony Loyd del diario The Times, que fue quien dio con ella, que quería volver a casa. «No soy la misma estudiante tonta de 15 años que se escapó de Bethnal Green (su instituto)», le dijo, y añadió una frase lapidaria: «No me arrepiento de haber venido aquí». El entonces ministro del Interior, Sajid Javid, decidió retirarle la nacionalidad por motivos de seguridad, decisión de la que el gobierno informó a sus padres en una carta que pretendía ser además un mensaje contundente para todos los terroristas con nacionalidad británica que se van del país y después pretenden regresar. En aquel momento las autoridades de Bangladesh también anunciaron que no la acogerían, pese a que Londres consideró que podría obtener la nacionalidad de ese país por el origen de sus padres.

Posteriormente, en julio del año pasado, el Tribunal de Apelaciones dictaminó que a la joven debería permitírsele su regreso a Reino Unido para presentar su caso, lo cual fue a su vez apelado por el Ministerio del Interior, que argumentó ante el Tribunal Supremo que permitirle regresar al Reino Unido «crearía importantes riesgos para la seguridad nacional». Este viernes, en una nueva vuelta de tuerca de un asunto que conmocionó a todo el país, y que removió fibras sensibles al ser Londres una de las ciudades más atacadas por los islamistas, el Tribunal Supremo dictaminó de forma unánime que Begum, una más de las conocidas como “novias yihadistas” (jóvenes que abandonaron sus países de nacimiento y crianza para unirse a la organización terrorista)
no podrá volver a pisar suelo británico,
y por tanto no podrá, como pretendía, pelear en los tribunales para que le sea devuelta su ciudadanía. Sus abogados, a quienes no se les permite visitarla en el campo de refugiados, defienden su derecho a la defensa de sus intereses, algo imposible en las condiciones actuales. Pero el gobierno, y ahora los jueces, parecen inflexibles en su defensa de la seguridad nacional. El juez Robert Reed, presidente del Supremo, aseguró que el gobierno tiene derecho a evitar que la joven vuelva y declaró que el juicio de apelación queda suspendido hasta que las circunstancias permitan la participación de Begum, algo que parece imposible. Sajid Javid acogió con satisfacción el fallo, diciendo que «no hay una solución sencilla para esta situación, pero cualquier restricción de derechos y libertades que enfrenta esta persona es una consecuencia directa de las acciones extremas que ella y otros han tomado».

La decisión judicial ha reabierto un enardecido debate que tiene los derechos humanos en el centro. La organización Liberty, que ha actuado en favor de la joven, declaró en un comunicado hecho público en su página web que «despojar a alguien de la ciudadanía sin el debido proceso socava el estado de derecho, y el derecho de todas las personas a un juicio justo» y la abogada Rosie Brighouse manifestó que el fallo «sienta un precedente extremadamente peligroso» ya que «el despojo de la ciudadanía es uno de los poderes más extremos disponibles para el gobierno. Convertir a alguien en apátrida va en contra del derecho internacional».

Con respecto a las otras dos adolescentes que huyeron a Siria junto a Begum, hay informes que indican que Kadiza Sultana falleció en un bombardeo, mientras que la suerte de Amira Abase se desconoce.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Nacional

El presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, ha comparecido este jueves tras la reunión de la mesa interdepartamental a la que también han asistido...

Deportes

El Club Náutico Moraira y el comité organizador de las 300 Millas A3-Trofeo Grefusa han podido dar luz verde, finalmente, a su regata más...

Deportes

Ronald Koeman suele tener claro que lo que funciona no debe tocarse y si hay algún retoque debe ser minio. Es lo que ha...

Atlético De Madrid

Jan Oblak no se cansa de salvar al Atlético en las circunstancias más extremas. Ante el Huesca lo volvió a hacer con una milagrosa...

Baloncesto

El Real Madrid cedió también en el segundo envite de cuartos de final de la Euroliga y se obliga a ganar los tres siguientes...

Deportes

Una victoria más, una final menos en la carrera por un título que para poder levantarlo tendrá que sudar hasta el último día porque...

Deportes

La Vilamoura Qualification de la clase ILCA cierra su cuarta jornada y encara el sprint final con España liderando la lista de países aún...

Opinión

En contra del pronóstico general que ofrecen todos los estudios demoscópicos, y que conceden un claro triunfo de mayoría absoluta PP-Vox en las elecciones...

Opinión

El Tribunal Constitucional ha avalado el fallo del Supremo sobre el intento golpista de Cataluña en lo que atañe a los delitos de sedición...

Cine

Hace años, algunos títulos nominados al Oscar no llegaban a las salas de cine hasta después de la gala en la que conocían los...

Advertisement