Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Internacional

La CDU no sabe qué hacer con Armin Laschet

La fumata emitida por el diezmado grupo parlamentario de la CDU no es ni blanca ni negra. Un tono más bien parduzco. Tanto el fallido candidato electoral Armin Laschet como el presidente de Baviera y líder de la CSU bávara, Markus Söder, han propuesto conjuntamente como presidente del gremio a Ralph Brinkhaus y su nombramiento ha sido aprobado esta tarde, aunque solo por seis meses, cuando el periodo mínimo suele ser de un año. Previamente, Laschet quiso ocupar personalmente el cargo. Pero ante la perspectiva de ser rechazado por los diputados de su propio partido, que amenazaban con votar en contra, cedió el nombramiento a Brinkhaus a cambio de una declaración pública de apoyo.

Son abundantes las voces conservadoras que piden su dimisión. El 51% de los votantes de la CDU ha declarado en un sondeo de Insa que debe dejar la presidencia del partido, cuando no se ha cumplido un año de su elección. El único motivo por el que debe seguir en Berlin es un hipotético fracaso de las negociaciones de Olaf Scholz para formar la coalición de gobierno con los verdes y los liberales, muy poco probable. Solo en ese caso el partido requeriría la presencia de Laschet para entablar conversaciones. Y tanto se agarra él a este clavo ardiendo que todavía no ha felicitado por su victoria electoral al candidato más votado. Ha debido ser Söder el que felicite a Scholz y reconozca, en nombre de la CDU, que «Scholz es quien tiene mejores opciones para formar gobierno».La fumata emitida por el diezmado grupo parlamentario de la CDU no es ni blanca ni negra. Un tono más bien parduzco. Tanto el fallido candidato electoral Armin Laschet como el presidente de Baviera y líder de la CSU bávara, Markus Söder, han propuesto conjuntamente como presidente del gremio a Ralph Brinkhaus y su nombramiento ha sido aprobado esta tarde, aunque solo por seis meses, cuando el periodo mínimo suele ser de un año. Previamente, Laschet quiso ocupar personalmente el cargo. Pero ante la perspectiva de ser rechazado por los diputados de su propio partido, que amenazaban con votar en contra, cedió el nombramiento a Brinkhaus a cambio de una declaración pública de apoyo.

Las cosas también se complican para Laschet en su pueblo. A primera hora ha tenido lugar una reunión de urgencia en el hotel del aeropuerto de Düsseldorf con su equipo de Renania del Norte-Westfalia, estado federado del que todavía es presidente. Allí aterrizó a las siete de la mañana para encontrarse, bajo una intensa lluvia, con los ministros regionales de Transporte e Interior, Hendrik Wüst y Herbert Reul respectivamente. Faltan 230 días para las elecciones regionales y había que hablar de la sucesión. Laschet siempre había contado con la presidencia regional como último recurso, si todo se torcía en Berlín, pero ante la silla vacante había movido Wüst sus propias fichas y no desea ya soltar esa aspiración.

Solo el alcalde de Essen, Thomas Kufen, ha declarado públicamente que se respaldaría a Laschet en caso de que regrese, pero que también ha dicho que se haría un «análisis honesto» de los resultados electorales y de los «errores personales» que han ensombrecido el contenido de la campaña electoral, mientras los ministros regionales guardan silencio. Kufen se ha limitado a instar a tomar una decisión rápida: «Cada día que tengamos claridad de antemano aumenta nuestras posibilidades en las elecciones estatales de mayo». Como lección de la debacle electoral, recomendó: «Mejor que no haya disputas». Herbert Reul, que no puede ser elegido como presidente regional sin un mandato del parlamento, tiene menos prisa: «Deberíamos tomarnos el tiempo necesario para tomar una decisión inteligente».

Así las cosas, Laschet no encuentra su sitio en el partido por el que se ha presentado candidato. Si ya eran pocas las posibilidades de montar una coalición de gobierno desde el puesto de segundo candidato más votado, como parece que se aferra a conservar entre las opciones, la imagen de un canciller que ni siquiera obtiene el apoyo de los suyos termina de rematar la faena. Söder ya ha descartado por completo, en una reunión a puerta cerrada con el grupo parlamentario, que Laschet pueda aspirar a formar gobierno, por mucho que él se empeñe y aunque la aritmética admita esa posibilidad: «Esas negociaciones ni siquiera van a producirse. SPD, verdes y liberales formarán su coalición y punto. Nosotros tenemos que ver qué hacer con Laschet».

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que, por tercer año consecutivo, se va a realizar una bajada de los impuestos, que supondrá una rebaja...

Madrid

Tres años y tres bajadas desde que llegaran al Palacio de Cibeles. Apenas acaba de arrancar su tramitación, y todavía falta el visto bueno...

Gastronomia

El Salón Gourmets que se ha celebrado esta semana ha acogido el Campeonato de España de Sumilleres Tierra Sabor, en el que se nombra...

Tecnología

España tiene un nuevo aliado para enseñar programación a los niños. Code.org, la organización sin ánimo de lucro referencia a nivel mundial en esta...

Ciencia

Una bola de fuego cruzó el cielo nocturno de Ohio, Michigan e Indiana en la madrugada del miércoles. En los más de 150 informes...

Tierra

El volcán de La Palma ha cumplido cinco semanas de erupción a plena potencia. Lejos de remitir, en la jornada de ayer ha sumado una...

Tecnología

Los ganaderos de california están empezando a ganar más dinero vendiendo el estiércol de sus vacas que la leche, según ha informado el medio...

Madrid

La Oficina de Desaparecidos del Ministerio del Interior ha puesto en marcha una circular de búsqueda de dos menores vecinos de Boadilla del Monte,...

Advertisement