Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Nacional

Un rey sin honor

El arrepentimiento y la penitencia son los pasos previos al perdón de los pecados. A su manera, también pasa lo mismo con el delito fiscal. Por eso el pago de la deuda con Hacienda –más una cuantiosa multa– es suficiente para evitar la condena penal. Con una condición: hay que pagar, arrepentirse, antes de que arranque el proceso judicial. 

La lentitud de la Justicia española en los tres casos de presunta corrupción que afectan a Juan Carlos de Borbón y el limbo en el que están –en la Fiscalía desde hace más de un año, pero aún sin judicializar– han dado al rey emérito una oportunidad que no suelen tener otros defraudadores: la de regularizar. Lo hará solo por una de las tres causas que investiga la Fiscalía en España: la de las tarjetas opacas, que desveló elDiario.es.

Juan Carlos de Borbón solo pagará por eso ante el fisco. Por algo más de medio millón de euros que no declaró entre 2016 y 2018, un dinero supuestamente ‘donado’ por un millonario mexicano; un banquero de Goldman Sachs. Pero no regularizará ante Hacienda la parte principal de esa fortuna opaca que investiga la Justicia: los 65 millones ‘donados’ por la dictadura saudí, y que nunca declaró.

El rey emérito devuelve la calderilla. Pero no el gran botín que presuntamente robó –un delito fiscal consiste en eso: en robar a todos los españoles que sí pagamos impuestos–.

¿Por qué ese medio millón de las tarjetas ‘black’ sí y los otros 65 millones no? Porque el arrepentimiento del rey emérito brilla por su ausencia. Los millones saudíes no fueron declarados en los años en los que Juan Carlos de Borbón aún era inviolable, según la Constitución. El rey emérito está blindado en esta causa. Por eso solo regularizará ese medio millón, que es posterior a su abdicación.

Juan Carlos de Borbón está buscando la solución menos costosa para su patrimonio y su libertad –el delito fiscal se condena con hasta seis años de prisión–. Es lo que haría cualquier presunto delincuente, y está en su derecho. Pero alguien que se comporta así no merece ningún reconocimiento por parte del Estado español.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Emérito, según la RAE: «Que se ha jubilado y mantiene sus honores y alguna de sus funciones». 

De todos los requisitos, Juan Carlos de Borbón solo cumple con el primero: se ha jubilado. Ni realiza función alguna ni es digno de ningún honor.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Internacional

Describir el contexto cubano como surrealista es quedarse corto. Una es la versión de la realidad que se da en los medios oficiales cubanos,...

Tecnología

Pocas pegas tienen los Kindle de Amazon. Un producto básico y maduro que a cambio de lo que cuesta ofrece mucho a cambio. Sin...

Nacional

Se suele decir que la política es como un maratón y que los que corren muy rápido se arriesgan a acabar reventados en los...

Deportes

George Russell le preguntó a Valtteri Bottas si estaba tratando de matarlos a ambos después de que los dos pilotos chocaran en el Gran...

Nacional

No pocas veces la realidad supera la ficción con historias dignas de épicas novelas. Esta historia tiene que ver con Sevilla como uno de...

Nacional

Leo con estupor en un periódico económico cómo se plantea en términos guerracivilistas la batalla electoral de Madrid. Pero no, no piensen en 1936,...

Nacional

A día de hoy, más de 840 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus han llegado a brazos en todo el mundo. Esto...

Nacional

Las atípicas Navidades de 2020 vinieron acompañadas de grandes dosis de alarma debido a la expansión de nuevas variantes del coronavirus SARS-CoV-2. Una de...

Nacional

Esta semana Dinamarca anunciaba que dejaría de utilizar la vacuna de Oxford/AstraZeneca. Lo hacía con un comunicado en el que recordaba la evaluación positiva...

Nacional

Carmen López consiguió que su madre fuese derivada de una residencia de ancianos al hospital porque se saltó el estado de alarma en abril...

Advertisement