Hola, ¿Qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Cataluña

De la amnesia selectiva

Álvaro Figueroa y Torres, conde de Romanones, nos dejó un delicioso librito, el Breviario de Política Experimental, que entre muchas otras joyas, contiene esta perla senequista: «No hacer justicia a tiempo debiera considerarse como grave delito». Viene esta cita a colación por la incómoda coincidencia en el tiempo de sendos informes judiciales, en contra del indulto uno, favorable a la memoria histórica, el otro. Bien mirado, no dejan de ser estos dictámenes un acta notarial de la disfunción cognitiva propia de nuestros tiempos políticos, que se manifiesta olvidado lo reciente, y rememorando lo distante.

No es difícil encontrar en la Historia precedentes -con frecuencia esperpénticos- del uso de la justicia como exorcismo. Uno de los más singulares, por macabro, fue el llamado «Synodus Horrenda», que en el año 897 sometió a juicio póstumo al exhumado cadáver del Papa Formoso, un nombre propio que no podría resultar más grotesco, dado el avanzado estado de descomposición del difunto.

Por descontado, lo de menos fueron los cargos que se le imputaron a Formoso; lo relevante entonces -como lo es ahora, y lo lleva siendo al menos desde los tiempos de Constantino- es disponer de un papel de fumar de curso legal para ejercer la «damnatio memoriae»; el borrado institucional de la historia que no encaja en los fines políticos de quien ostenta el poder.

En tiempos más recientes se ha vuelto a poner de moda esta catarsis colectiva, derribando estatuas de personajes históricos, algunos de ellos con reputaciones francamente mejorables, y otros culpables de poco más que de su gentilicio. Por suerte para todos, la cosa no ha llegado aún al extremo de profanar cadáveres para enjuiciarlos, aunque, si aceptamos «juicio mediático» como animal de compañía, en España no estuvimos muy lejos de llegar a ese punto.

Lo fascinante de todos estos casos es como de la instrumentalización de la memoria surge, en los aledaños del poder, una industria de la «memoria adjetivada» para construir el presente, en función de un pasado aséptico, y conveniente. Dejó escrito Milán Kundera que la lucha contra el poder es la lucha del recuerdo contra el olvido. Quizás quepa añadir que, cuanto más reciente sea la memoria, más necesaria es esa lucha.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio

Advertisement
Advertisement

Internacional

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta Kamala Harris, han firmado un proyecto de ley para convertir el 19 de...

Internacional

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, ha informado este jueves de que la Casa Blanca está considerando la posibilidad...

Madrid

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, R ocío Monasterio, ha protagonizado el primer incidente de la legislatura en el Pleno al...

Cataluña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la misma jornada en Barcelona en la que ha anunciado el fin del uso de la mascarilla...

Economía

El informe del comité de expertos que encargó el Ministerio de Trabajo para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) y alcanzar el objetivo del...

Economía

La subida en el margen bruto de distribución en España, es decir, la diferencia entre el precio antes de impuestos y la cotización internacional,...

Deportes

El Granada ha hecho oficial este viernes que Robert Moreno, ex seleccionador español, será su entrenador para las dos próximas temporadas. El catalán, de...

Madrid

La oposición madrileña ha tratado de acorralar a la presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la segunda sesión...

Internacional

Una moción de extrema izquierda y otra de extrema derecha amenazan la continuidad del gobierno rojiverde sueco, que gobierna en minoría desde enero de...

Economía

La deuda del conjunto de las administraciones públicas registró en abril su primera caída mensual en seis meses, con un descenso del 0,2% respecto...

Advertisement