Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Cataluña

Cataluña activa un plan para llevar la inmersión en catalán a la universidad

Arranca el curso escolar y académico en Cataluña y la Generalitat ya ha destapado sus cartas sobre la estrategia que desplegará en los próximos meses para afianzar el uso del catalán en los entornos escolares –en las aulas ya lo ha conseguido con la inmersión– y en la universidad.

Veinticuatro horas antes de que la Plataforma per la Llengua, la ONG que espía a los alumnos en el patio, presentara su nueva campaña para ‘catalanizar’ las relaciones sociales de los menores a través de sus referentes lingüísticos (padres, docentes, amigos,…), avanzada por este diario en su edición del 15 de septiembre, los rectores, capitaneados por la consejera Gemma Geis, acababan de cocinar en el marco del Consejo Interuniversitario de Cataluña (CIC) su estrategia para «inmersionar» en catalán la universidad.

En una reunión mantenida el pasado martes por la tarde los responsables académicos dieron luz verde a un plan para fiscalizar el uso de las lenguas que se hace en la docencia de las universidades catalanas.

Quejas de estudiantes
El anuncio llega tras las quejas de algunos estudiantes que habían pedido clases en lengua catalana y acabaron recibiéndolas en castellano, y ante el retroceso del uso de la lengua autonómica en las clases de máster. Es también la culminación de un acuerdo cerrado el pasado abril por el Consejo Interuniversitario en el que las universidades reafirmaron oficialmente su compromiso con el uso del catalán. De hecho, el catalán es «la lengua propia y oficial» de la universidad, aunque, a diferencia de lo que ocurre en la escuela, donde se impone un modelo prácticamente monolingüe en esta lengua, en el ámbito académico el profesor tiene libertad para utilizar en clase cualquiera de los idiomas oficiales en la comunidad (catalán y castellano). También el inglés, en función de la planificación del centro. Del mismo modo, los alumnos tienen la misma libertad para expresarse en ambas lenguas en sus actividades académicas.

El plan acordado esta semana por la consejería y las doce universidades públicas prevé controlar por primera vez el uso de las lenguas en la docencia universitaria. En concreto, propone realizar un seguimiento semestral para garantizar que se acaba impartiendo la asignatura en la lengua que consta en el plan de docencia.

Así, según las nuevas instrucciones del gobierno catalán, las universidades deberán elaborar informes cada seis meses que entregarán a la consejería, donde se recogerán todas las incidencias que se produzcan sobre cambios en la lengua de docencia. La Generalitat quiere, según arguye, que las clases universitarias se impartan en la lengua que aparece en los planes y no haya cambios de última hora para «garantizar los derechos lingüísticos de los alumnos y el profesorado», aunque subyace de fondo una «intencionalidad política».

De hecho, los últimos informes lingüísticos de la Generalitat constatan, por un lado, que la lengua autonómica gana peso progresivamente y se mantiene como lengua de uso mayoritaria en los grados, pero que «la batalla del catalán» se ha perdido definitivamente en los másteres, donde el castellano sigue siendo la lengua hegemónmica. En estos estudios, el impacto del catalán es menor debido a la vocación internacional que tienen, ya que atraen a un gran número de estudiantes extranjeros, especialmente de países latinoamericanos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

2.960 asignaturas en catalán
Los datos del último Informe de Politica Linguïstica, consultado por ABC y que refiere al curso 2018-2019, constatan un aumento sostenido de las asignaturas en catalán en los grados, donde sigue siendo lengua de uso mayoritario por parte del profesorado. Según las citadas estadísticas, desde el curso 2014-2015 se han ganado 2.960 asignaturas en catalán, un 21,5 por ciento más. Sin embargo, –y así lo admite la Generalitat– el castellano no está dispeusto a ceder terreno a la lengua autonómica pese a las estrategias del Govern.

La universidad catalana no quiere renunciar a su internacionalización por imperativo político. Sabe que gran parte de los alumnos que atrae para este tipo de formación proceden de latinoamerica. Según datos facilitados por la Secretaría General de Universidades, en el 77 por ciento de los estudios de grado que se imparten en Cataluña la lengua de docencia es el catalán, mientras que el uso del castellano oscila entre un 12 y un 25 por ciento, y el del inglés se mueve en cifras similares, pese a que su presencia en las aulas ha aumentado progresivamente en los últimos cursos.

En el caso de los másteres, el impacto del catalán es menor –se ofrece en esa lengua cerca del 55,3 por ciento de las clases de máster en el total de universidades–, aunque en algunos centros como la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona o en la Universidad de Barcelona (UB), la presencia del castellano en estos estudios supera ampliamente a la del catalán desde hace años. En el primer centro, en el cuso 2019-2020 (el último del que se dispone de datos) de las 12.459 horas de docencia de máster que se impartieron, el 30,5 por ciento fueron en castellano, frente al solo 7,9 por ciento que se usó el catalán. El resto se impartieron en terceras lenguas, mayoritariamente el inglés.

En la UB, el castellano supera también al catalán en horas de docencia –40.430 horas (47,5 por ciento), frente a 26.777 horas (31 por ciento) en la lengua autonómica–. Cataluña es, después de Madrid, la comunidad que recibe más alumnos de otras comunidades. Esta cifra ha aumentado ligeramente en los últimos años –el curso 208-2019 había registrados 13.719 estudiantes de otras comunidades en Cataluña, lo que supone un 8,22 por ciento del total; frente a los 12.263 que había en el curso 2014-2015 (7,44 por ciento)–.

El número de estudiantes extranjeros también ha ido al alza. El curso 2014-2015 se matricularon en las universidades catalanas 9.095 estudiantes exranjeros, un 5,4 por ciento del total; cifra que el curso 2018-2019 aumentó hasta los 12.239 alumnos, un 7,1 por ciento con respecto al total. La llegada de alumnado extranjero a los másteres ha sido también un factor común en las universidades públicas catalanas. El curso 2017-2018 , un total de 10.147 alumnos de máster (37 por ciento) procedían de otros países y 3.429 (17,6%) del resto de comunidades españolas. El grueso de los alumnos extranjeros que cursan posgrados procede de Latinoamérica, seguido de Europa y Ásia.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Deportes

Dani García es uno de esos surfistas que sigue manteniendo el mismo espíritu que cuando empezó. Muchos años han pasado y ha visto desde...

Cataluña

Los Mossos d’Esquadra detuvieron este sábado por la tarde a un hombre de 20 años por un presunto intento de atropello a diversas personas...

Cataluña

Salir de Cataluña oxigena las neuronas. Así lo sentían en los sesenta y setenta quienes llegaban a Barcelona y dejaban atrás un Madrid abrumado...

Cataluña

El nuevo abad de Montserrat, Manel Gasch, tiene un objetivo: reimpulsar la popularidad y la influencia del monasterio que acoge La Moreneta, patrona de...

Deportes

El tenista británico Cameron Norrie y el georgiano Nikoloz Basilashvili protagonizarán el domingo una inesperada final del Masters 1000 de Indian Wells, que alumbrará...

Deportes

Lo que parecía impensable, imposible, un sueño megalómano, se hizo realidad hace cuatro años. El PSG abonó la cláusula de Neymar, 222 millones, y...

Internacional

El régimen de Nicolás Maduro ha suspendido su participación en la negociación que había mantenido con la oposición desde el 13 de agosto en...

Internacional

China realizó una nueva prueba espacial con un misil hipersónico en órbita, informó este sábado el dio Financial Times (FT). El artículo, que cita...

Deportes

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Economía

Del 20 al 21 de octubre, 800 directivos de empresas fabricantes y distribuidoras participarán en el 36º Congreso AECOC de gran consumo. El presidente...

Advertisement