Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Madrid

Cuando los Reyes de España se tomaron café en la chabola del tío Aquilino

La imagen era (y es) impensable: los Reyes de España, bajando con cuidado por un terraplén en dirección al que entonces era uno de los grandes supermercados de la droga de Madrid, el poblado de La Celsa. Allí, junto a la carretera de Villaverde a Vallecas, compartieron café de puchero, sentados en unas sillas de enea, en la chabola del tío Aquilino.

Acababa el año 1994, cuando Don Juan Carlos y Doña Sofía decidieron hacerle caso a aquel recalcitrante concejal de IU que, cada vez que había visita de la Corporación municipal a la Zarzuela, insistía en invitarles a ver el ‘auténtico Madrid’, el que no salía en las postales. El edil era Félix López Rey, y su obstinación dio frutos: los Reyes accedieron a ver con sus propios ojos esa otra realidad, un Madrid sin maquillaje.

Ni qué decir tiene que hubo múltiples reuniones para tratar de organizar, coordinar, asegurar y suavizar aquella visita. Pero López Rey tenía muy claro lo que quería enseñar, y vaya si lo hizo. Hubo un primer día de recorrido por la corona metropolitana: Leganés, Fuenlabrada, Móstoles, Alcorcón…

Pero la segunda jornada enseñó a los Monarcas la cara oculta de la luna: barrios humildes como Palomeras, San Fermín o el Pozo del Tío Raimundo, Orcasitas… Los niños de la zona no tuvieron cole esa mañana, para poder asistir al acontecimiento histórico. «Yo me lo imagino con una corona, y un vestido grande», decía en ABC Arón González, de 10 años, en el Pozo.

Pero sin duda, el punto fuerte de la ruta era el poblado de La Celsa. «¡Pero cómo van a venir los Reyes aquí!», recelaban, escépticos, algunos de sus habitantes. Sobre las 12.30 del mediodía, sus dudas se disiparon: por el descampado bajaba el insólito cortejo. A las autoridades del momento -de distintos signos políticos: el presidente regional era Joaquín Leguina, y el alcalde madrileño José María Álvarez del Manzano- no les quedó otra que poner buena cara.

Los chiquillos le tiraban de la chaqueta a Don Juan Carlos con descaro; los patriarcas gitanos del poblado se doblaban ante Doña Sofía en una ensayada reverencia; las mujeres sentadas a las puertas de las chabolas veían pasar la comitiva ahogadas por la risa. Y en las inmediaciones, blindadas por agentes de Policía, los yonkis deambulaban, desesperados por su dosis y aguantando como podían hasta que terminara el evento.

El tío Aquilino llevó a los Reyes a su chabola, les sentó en unas sillas rojas y les sacó su mejor juego de café, mientras los fotógrafos quemaban carretes como posesos.

Ya de vuelta, al pasar por San Fermín, por expreso deseo del Monarca, la comitiva se paró, y López Rey pudo enseñarles la montaña de escombros que las administraciones no se ponían de acuerdo en eliminar, para disgusto de los vecinos.

Antiguo poblado de La Celsa

La ruta acabó en una recepción en la Real Casa de Correos, donde Don Juan Carlos no resistió la tentación de asomarse al balcón desde el que, décadas atrás, se proclamó la República.

Ni conseguir que se materializara la visita, ni organizarla, fue algo sencillo. Lo cuenta con detalle su principal promotor, Félix López-Rey, el concejal del que partió la idea, en su libro ‘Orcasitas: Memorias vinculantes de un barrio’, que presentaba la semana pasada en Madrid. Dice en él que al invitar al Rey Juan Carlos a la visita, le explicó que a apenas 4 kilómetros de distancia, entre La Celsa y La Zarzuela, había «otros mundos» que debía conocer.

Fueron varios los intentos del edil para convencer al Monarca: se lo ofrecía en la visita de la Corporación municipal, recién elegida, en 1987, a La Zarzuela: le llevó un álbum de fotos para que se hiciera una idea de cómo vivían aquellos madrileños. Volvió a repetir su petición en 1991, cuando visitó de nuevo al Rey, ya con Álvarez del Manzano como alcalde. Don Juan Carlos dio el sí y comenzaron los movimientos: quién organizaba qué, con qué recorrido y cuáles serían las personas que intervendrían, o no, en la operación. Pero no pudo evitarse que, en varios puntos del trayecto, portavoces vecinales le contaran a los Reyes sus principales reivindicaciones pidiéndoles que mediaran para que se lograran, para disgusto de los responsables políticos competentes.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Gastronomia

Cada año, el día 13 de mayo se celebra el ‘Día Mundial del Cóctel’. Esta conmemoración tiene su origen en este mismo día, pero...

Gastronomia

La mejor pizza de Europa no es italiana. No al menos en la lista que la guía especializada 50 Top Pizza elabora anualmente y...

Ciencia

Este 12 de mayo de 2022 es un día para enmarcar en la Historia: se ha hecho pública la primera imagen directa y real...

Tecnología

Harley-Davidson ha dado a conocer la que será su eléctrica más económica. Convivirá con la LiveWire, teniendo esta hermana pequeña un diseño mucho menos...

Tecnología

Un experimento realizado en ratones ha abierto una nueva vía de investigación en la lucha contra enfermedades como el Alzheimer. Se trata de un...

Madrid

El Ayuntamiento de Madrid blinda el entorno de la Pradera de San Isidro, Las Vistillas y la Plaza Mayor para garantizar la seguridad de...

Casa Real

«Hace mucha ilusión darle la mano al Rey y además es muy guapo. Tenemos un Rey muy chulo. Guapo, amable y muy bien presentado»....

Economía

La Comisión Europea tiene previsto presentar la semana que viene una propuesta para acelerar el despliegue de energías renovables. La crisis energética provocada por...

Advertisement