Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Madrid

La lotera que ha repartido el Gordo en el centro de Madrid: «Solo llevo tres meses y hoy de dado dos premios»

Calle de Toledo 143, y el número 86.148. Todo cerca de donde la explosión de gas, cuyo fuego casi se podría divisar desde la Administración de Lotería número 267 innominada La Puerta de Toledo. Lydia García no se lo cree, acaso porque el número le llegó ayer a última hora de otra Administración. El barrio, en los primeros compases del Gordo, es una sorpresa de propios que han venido a lo de la Quiniela y El Niño. Por eso, alguien del vecindario ha metido sin que el cronista lo viera una botella de champán. En estos momentos hay más periodistas que afortunados, y Lydia, madrileña de toda la vida, residente en Vallecas con 32 primaveras, posa con el cartel del cuarto premio, que también lo ha vendido. Ni su novio Fran ni su madre saben la buena nueva, pero es cuestión de tiempo.

La historia de Lydia es la historia de la fortuna. En tres meses, el Gordo y el cuarto premio. Lydia tiene coche, pero no quiere revelar el modelo, no sea que «la busquen». Eso dice Lydia, con un lazo blanco con mitad, bajo un cartel que evoca que aquí alguien hizo un pleno al quince en un ya lejano domingo 29 de enero de 2012 y que también aquí se repartieron dos primeros premios de la Lotería ‘ordinaria’. Anótese que ella tendrá el quiosco abierto porque, de todos modos, «no iba a secundar la huelga».

El 42.833. Después de los amables chicos de la prensa aparece un señor de Loterías, que es el que reparte los carteles de los premios. Israel baja desde un bloque de al lado, su madre, que está trabajando, quizá tenga el Gordo. «Con que haya caído en el barrio, me conformo». Se trata ahora de poner cara a los rezagados. Encima del despacho de Lydia hay una gestoría, que Hacienda somos todos.

La lección está clara. Los rezagados, a veces, ganan. Y Lydia espera con afán a los rezagados para abrir el champán que no era champán, sino sidra el gaitero que Carmen Blázquez, compañera de Lydia, ha estado a punto de tirar por los nervios. Rafa, del bloque de al lado, lleva unas lagrimillas de celos asumidos con resignación. No compró y «prefiere que hubiera tocado en Albacete». Al final le traen el cartelito , las camisetas del feliz evento, y nuestra protagonista riega con la escasa espuma de la sidra a un cámara y a un vecino.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Ciencia

El diagnóstico de ciertas epidemias a lo largo de la historia no está exento de revisión, por una parte, porque el diagnóstico médico no...

Cataluña

Una macrocausa contra la corrupción policial vinculada al tráfico de drogas. Entre los investigados, agentes de los Mossos d’Esquadra, la Guardia Civil y la...

Tecnología

Cuando se habla de Open Source solemos tener en mente el sector de la informática. Sin embargo, en el mundo económico-financiero también se utilizan...

Cataluña

Los Mossos d’Esquadra han detenido este lunes al conductor de un camión como presunto autor de tres homicidios imprudentes tras un accidente múltiple en...

Ciencia

De padre pacense y madre italoamericana, Miguel Eladio López Alegría nació en mayo del 58 en Madrid. Apenas dos años después, su familia se...

Internacional

El gobierno de Estados Unidos ordenó a las familias de los diplomáticos estadounidenses en Kiev que abandonen el país «debido a la amenaza persistente...

Deportes

La estadounidense Madison Keys derrotó el domingo a la española Paula Badosa y avanzó a cuartos de final del Abierto de Australia por tercera...

Economía

Hace tiempo que la pesca dejó atrás la imagen de actividad para hombres rudos, sometidos a los caprichos del mar y herederos de artes...

Advertisement