Hola, ¿qué estás buscando?

Europa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Opinión

Manoseo judicial y patriotismo

El solemne acto de apertura del año judicial, que ha presidido el Rey en el Tribunal Supremo, ha supuesto un aldabonazo del presidente de esta institución y del CGPJ, Carlos Lesmes, para expresar el hartazgo de toda la carrera judicial mil días después de que el órgano de gobierno de los jueces siga sin ser renovado. Lesmes tiene toda la razón porque el bloqueo al que el PSOE y el PP están sometiendo a la institución supera con creces lo mínimamente admisible: casi tres años es demasiado tiempo para un incumplimiento flagrante de la Constitución. Lesmes ha acertado al poner el foco y repartir culpas en los dos únicos partidos que cuentan con la mayoría necesaria para renovar el Consejo. Y también ha acertado al apelar al «patriotismo constitucional» para acabar con este dañino enquistamiento. No son Lesmes y los demás vocales los que deben solucionar el grave problema institucional dimitiendo, creando un vacío de poder y forzando así a los partidos a renovar. Muy al contrario, deben ser los partidos quienes recompongan los puentes rotos, hagan un alarde de generosidad, y dejen atrás esta anormalidad política que amenaza con ser irreversible.

El mensaje de que la «lucha partidista» es la que destruyó una atmósfera constructiva es cierto. Sin embargo, conviene no ser ingenuos. El bloqueo PP-PSOE es mutuo, sí. Pero si todo está enrarecido desde 2018 es por culpa de Sánchez y de Podemos, que iniciaron una ofensiva para desprestigiar a los Tribunales, acosar sistemáticamente a los jueces que no dictaban resoluciones de su gusto, y modificar por la puerta de atrás el sistema de elección de los vocales para que fuesen nombrados solo con la mayoría absoluta de socialistas, podemitas e independentistas. Eso le valió a Sánchez una dura advertencia de la Unión Europea porque, en efecto, era un asalto a la separación de poderes, sentaba las bases para coaccionar a los tribunales e intervenía la independencia judicial desde la izquierda. Fracasado su plan, Sánchez no se resignó y puso en marcha una segunda reforma para impedir al CGPJ hacer nombramientos mientras permanezca en prórroga. Esto está provocando auténticas anomalías para cubrir vacantes y un sentimiento de provisionalidad que perjudica su funcionamiento. En este contexto, Lesmes sí ha lanzado reproches al Gobierno lamentando que Moncloa haya vaciado de competencias al CGPJ «por razones de oportunidad política», y censurando lo que ello conlleva de «pérdida de confianza» entre poderes. Más aún, Lesmes ha recordado a este Gobierno, en el que hay ministros que insultan a los jueces, que el Supremo no condenó a los líderes separatistas por revanchismo –palabra empleada por Sánchez en su día–, sino porque eran delincuentes.

Lo que ocurre es que el PSOE quiere evitar a toda costa que el CGPJ esté equilibrado ideológicamente, y pretende imponer una mayoría izquierdista a su medida pervirtiendo la naturaleza de una carrera principalmente conservadora. A su vez, el PP quiere que antes de renovar el Consejo se apruebe una reforma del sistema de elección, tal como sugiere Bruselas, de modo que doce de los veinte vocales sean designados directa y proporcionalmente por las asociaciones de jueces. El PP pudo haber puesto en marcha este sistema, mucho más lógico y justo que el vigente, en 2011, cuando lo incluyó en su programa y logró mayoría absoluta. Pero nunca lo hizo. Hoy, reformar el modelo es ya una imperiosa necesidad. La parálisis persiste, y a estas alturas ni el PP va a facilitar a Sánchez un CGPJ bajo su férreo control, ni el PSOE va a consentir que las asociaciones voten. Sin cesiones drásticas por ambas partes, no habrá pacto. Ojalá escuchen a Lesmes para poner fin al manoseo de la Justicia.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Advertisement
Advertisement

Internacional

Los talibanes han enviado una carta a Naciones Unidas para que un representante comparezca estos días, como el resto de los líderes de la...

Internacional

Daniel Ortega, de 76 años, sigue con su particular cruzada de detenciones antes de las elecciones generales del próximo 7 de noviembre, en las...

Internacional

Tanto en el discurso de ayer de Biden como en el primero de Trump ante la ONU, pronunciado en 2015, el pulso con Rusia...

Economía

Hemos avanzado mucho. Ya nadie discute que la recuperación económica está viva y avanza rápido y con contundencia. La OCDE, el Banco de España...

Economía

La batalla entre AENA y sus inquilinos entra en la arena política. Los arrendatarios de la empresa pública, organizados en la Aecoa (Asociación Española...

Deportes

Ancelotti asegura que el Real Madrid tiene pelotas («¿se puede decir pelotas?») y piensa que para ganar hay que jugar bien y tenerlas. Eder...

Deportes

La crisis de la constructora china Evergrande es tan grande que se ha contagiado hasta el mundo del fútbol. Con 200.000 empleados y negocios...

Deportes

Joan Laporta no quiere parches ni convenciones. En la línea de lo que hizo con Frank Rijkaard y sobre todo con Pep Guardiola, busca...

Deportes

La política de fichajes del Real Madrid, focalizada en la contratación de futbolistas muy jóvenes que en el futuro sean estrellas mundiales, no ha...

Ciencia

Hace unos 3.650 años, en plena Edad del Bronce, la ciudad de Tall el-Hammam estaba en pleno apogeo. Situada en un alto sobre el...

Advertisement