Connect with us

Hi, what are you looking for?

Europa Directo – Noticias Europeas e InternacionalesEuropa Directo – Noticias Europeas e Internacionales

Opinión

El ciclo del sanchismo se agota

El triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas ha sido arrollador y necesariamente cualquier análisis solo puede pasar por dos vértices: se ha premiado la gestión de Juan Manuel Moreno con una mayoría absoluta inédita, y se ha castigado con dureza al PSOE y a Pedro Sánchez, con un nivel de rechazo social para los socialistas similar al que ya se produjo en mayo del año pasado, cuando se celebraron comicios en la Comunidad de Madrid. El PP obtuvo 57 escaños, duplicando con creces los resultados de 2018, de modo que los andaluces no solo han confirmado de manera contundente el cambio sociológico, político e institucional que ya se produjo aquel año, después de 37 años de gobierno ininterrumpido del socialismo, sino que también han reafirmado la percepción de un progresivo cambio de ciclo a nivel nacional.

Es evidente que Pedro Sánchez tiene un problema. Y también lo es que a partir de ahora el PSOE fabricará un relato irreal según el cual Andalucía ya estaba amortizada de antemano. Ferraz podrá minusvalorar los resultados lo que quiera y argumentar que la recuperación de ese gobierno es una carrera de fondo, que eran unos comicios prematuros para su candidato, y que las prioridades de Sánchez son la lucha contra la inflación o la celebración de la cumbre de la OTAN. Pero nada de eso es cierto, y los nervios en el PSOE y en sus barones crecen. Ni siquiera tendría ya demasiado efecto una hipotética crisis de gobierno como la que Sánchez acometió tras el descalabro de Madrid. Los comicios han sido otro amargo despertar de un PSOE desnortado que hace ya tiempo que dejó de ser creíble y que está pagando su nefasta gestión de la pandemia y de la crisis económica posterior. Ni la propaganda oficial tiene ya la eficacia de antes, ni su discurso es percibido por el ciudadano como el de un presidente con capacidad de hacer frente a los males que nos aquejan. Ya no le rentan alentar el miedo a la ultraderecha, ni recurrir a la corrupción del PP, ni los llamamientos a la movilización callejera de la izquierda. Sánchez es un presidente sin escrúpulos acostumbrado a poner en almoneda al Gobierno de la nación claudicando ante los independentistas y ante Bildu, y ese es un peaje muy costoso. Por eso el daño que las urnas han causado al PSOE (menos de un millón de votos por primera vez) amenaza con ser difícilmente reversible y Sánchez tendrá que dar un vuelco drástico a su estrategia si pretende llegar a las generales de 2023 con opciones. Andalucía es la enésima señal que indica al PSOE que estamos en una fase muy similar a la de la última etapa de Zapatero en 2010, cuando sus errores de bulto permitieron concluir que su fin de mandato estaba cerca.

En cambio para el PP, y con un perfil como el de Moreno, los resultados refuerzan una manera moderada de ejercer la política, alejada de la polarización ideológica y del radicalismo. Y suponen un espaldarazo a Alberto Núñez Feijóo en su primer envite electoral como presidente del partido. El triunfo de Moreno no puede disociarse de la ilusión que ha vuelto a generar en el centro-derecha el cambio de liderazgo en el PP. Al menos hoy nadie podrá discutir a Feijóo que la moderación funciona como argumento de peso en las urnas. De hecho, el leve crecimiento de Vox –muy por debajo de sus expectativas– y el destrozo que las urnas han hecho a los sucedáneos de Podemos demuestran que la fiebre de los extremismos empieza a remitir en un país que desde hace años venía castigando al bipartidismo tradicional. Si a ello se une que Moreno ha sabido recuperar los cientos de miles de votos andaluces moderados qfugados a Ciudadanos, el resultado es una mayoría absoluta que también nutren antiguos votantes socialistas.

Moreno no necesitará a Vox para gobernar, y el ‘efecto’ Olona no ha servido como revulsivo. Su estancamiento es tan patente como la sobreactuada campaña que ha realizado. Y sus 14 escaños demuestran también que el voto útil a favor del PP ha regresado tras casi un lustro. De hecho, en las últimas generales, Vox logró un 20 por ciento de voto en Andalucía, y ahora en las autonómicas no alcanza el 15. Desde ahora el partido de Santiago Abascal se va a ver forzado a reorientar su estrategia de rechazo visceral al PP porque, al menos en Andalucía y pese a ganar dos escaños, no le ha dado réditos suficientes. De igual modo, estos resultados entierran la ‘nueva política’, con la desaparición de Ciudadanos, una tragedia para el liderazgo de Inés Arrimadas, y con el hundimiento de Por Andalucía y Adelante Andalucía. Yolanda Díaz, como madrina del nuevo ‘Podemos’ que quiere inventar, deberá tomar nota porque su fracaso ha sido palmario.

Este artículo ha sido publicado originalmente en este sitio.

Madrid

Tras cinco años de rápida expansión inmobiliaria, El Cañaveral, la ‘isla urbana’ del sureste de Madrid, dejará de estar cercada por las autopistas M-45...

Cataluña

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado una parte del decreto del Govern sobre turismo en Cataluña que regula entre otros...

Madrid

El Juzgado de Instrucción número 5 de Móstoles ha citado a declarar el próximo día 30 de noviembre en calidad de investigados al concejal...

Madrid

Asociación Cultural de Madrid para el Ocio y el Espectáculo. Asociación Madrileña de Amigos de Hispanoamérica. O, simplemente, El Nido. De estas tres maneras...

Madrid

Es habitual que, con la llegada de las vacaciones y la vuelta del verano, las estaciones de Metro de Madrid aprovechen la baja afluencia...

Bienestar

Los trastornos por consumo de sustancias (TCS) son enfermedades que afectan al cerebro y al comportamiento de una persona, lo que influye en su...

Madrid

A pesar de que había muchas ganas después del parón pandémico, el festival Las Veladas de Palacio de Boadilla del Monte no va a...

Madrid

Sin duda lo mejor de Madrid es la vida que tiene esta ciudad, la variedad de gente que te encuentras por las calles y...

Advertisement